Papa Sangre. EL juego que imaginé.

El mundo del iPhone en particular y de los dispositivos móviles en general no deja de sorprendernos cada día. Y ciertamente, por muy metidos que estemos en el mundillo, por expertos que nos creamos,las sorpresas llegan siempre.

Ayer empecé a ver en mi timeline de twitter referencias a un juego llamado «Papa Sangre». Y lo primero que me sorprendió fue el nombre hispano o español (entonces no sabía de qué iba el juego, y que las referencias en el appstore estuvieran en inglés.
Pregunté a mi amigo @albertovaquero acerca del tema y me contestaba por DM cosas como»
«Tiene unos sonidos Terroríficos»
«Es espeluznante».
«Va de buscar notas musicales»
Y la intriga me pudo. Claro que en tiempos de crisis profunda, lo primero es lo primero, y un juego de 3,99€ es para pensarlo o documentarse antes. Y lo hice. Pero permítanme un poquito de historia aunque en buena parte sea historia personal:
En 1985 realize yo mi primer SONOJUEGO en una plataforma AMSTRAD CPC 464 que a muchos hoy les sonará a chino. Seguro que algunos compañeros de la época recordarán no solo estos equipos, sino que los más cercanos a mí, aún recordarán ese primer laberinto de habitaciones de 10X10 en el que había que moverse y buscar tesoritos evitando obstáculos.
Realizado íntegramente en BASIC con partes en ensamblador, ese sonojuego junto con una síntesis de voz, el popular AHORCADO por primera vez adaptado para personas ciegas y un juego de destreza, llevaron a los ilusionados creadores de la nueva ONCE de mediados de los 80 a trasladarme a la extinta UTT (hoy quasi extinto CIDAT) para que programase y diera de mí lo posible. En los SONOJUEGOS puedo yo casi cifrar el inicio de mi carrera investigadora en pro de estas cosas, aunque mi encuentro con la informática se produjera en 1979 y esos trabajos ya fueran fruto de 6 años de estudio intenso y casi autodidacta.
Quizás crean que peque de inmodesto si les digo que no me sorprende tanto este nuevo juego, pero así es; ya con la falta de elementos técnicos que teníamos en los 80 y casi todos los 90, éramos más de uno los que pensábamos en cómo hacer juegos que sirvieran para las personas ciegas. Y escenarios parecidos a los que plantea el actual «Papa Sangre», no estaban nada lejos de mi cabeza ya a finales de los 80.
Pero ¿y la integración? ¿Merecía la pena hacer juegos exclusivos para personas ciegas cuando estábamos hablando de integrar? Y de ahí el reto.
Estos días mantenemos discusiones acerca de portales de juegos que hay repartidos por el mundo dedicados exclusivamente al mundo de los ciegos. ¿segregamos? ¿integramos? ¿Cuál es la calle del medio?
Mi buena amiga @rosalamala, pone en cuestión un portal de ajedrez específico para personas ciegas en este post, que he leído ayer: Si creamos un portal en el que no se ven ni siquiera las jugadas en letra, ¿cómo pretendemos que jueguen al ajedrez en él personas que no sean ciegas?, viene diciendo Rosa en el artículo.
Yo asumí el reto en 1995, mucho antes que empresas como Code Factory comenzasen a realizar juegos muy específicos para personas ciegas. Y lo asumí desde la integración: ENtonces, cuando se empezaba a atisbar lo que fue «DOOM» o juegos como «QUAKE» o incluso antes el «Wolfenstein», yo planteaba juegos de aventuras sonoras en los que se recorrían laberintos con golpes y sus consiguientes sonidos de bastón. Y si se iban obteniendo puntos, se cambiaba el bastón por perro guía, y si se obtenía alimento para el perro se iba más lejos….. Una saga de 10 guiones para SONOJUEGOS de este tipo salieron de mi magín y se perdieron en las sesudas alturas de los sesudos delimitadores de la cultura.
¿Y qué en el video para integrar? Este era el verdadero reto: Yo planteaba imágenes difusas que hicieran a la persona vidente atractiva la experiencia de jugar; que tuvieran algo de angustia al moverse solo con los oídos pero que pudieran tranquilizar la vista. O bien que pudieran ponerse en lugar de una persona ciega. Y entonces surgieron las ideas para «simuladores de diversidad funcional», y los juegos (tampoco nunca realizados por las causas de siempre) que creé en mi etapa de la FUNDACIÓN ONCE ya en la época de los 2000. Aventuras en silla de ruedas, conversacionales con simulación de diversos grados de sordera, o implante coclear, etc.
Una de las principales barreras que siempre nos encontramos los pioneros en esta materia fue la tecnológica. Si había que emplear mucho sonido, ni los ordenadores ni sus tarjetas daban para mucho. De hecho algunos juegos específicos hubieron de usar obligatoriamente tarjetas capaces de generar sonido en DOLBY Surround o similares.
Yo conocí muy tarde la técnica binaural, que me sorprendió y que inmediatamente conecté a las podridas ideas del pasado sobre juegos sonoros.
Lo que confieso que jamás se me hubiera ocurrido y por eso me he sorprendido gratísimamente, es la idea de los creadores de «Papa Sangre».
Escenario: el día de los muertos en un cementerio Mexicano. Con todas sus cognotaciones, la angustia, los mónstruos…
Objetivo: Salvar a alguien y salvar la propia vida.
Niveles: 25 y cada vez más complicados.
Video: NADA. La persona que ve vive una de sus mayores angustias. Es sabido que mucha gente que ve prefiere estar sordo o incluso en silla de ruedas que quedar sin visión. Y estar sin visión, la noche de los muertos o difuntos, en un palacio maldito como el de «Papa Sangre» intentando salir y además siendo perseguido por toda clase de bichos, ogros, insectos y demás, es realmente horrible para ellos.
Para las personas ciegas es un juego: Ciertamente no un juego más. Es un hito: el primer juego integrador de estas características: No hay nada en la pantalla. Cierto es que días antes de la aparición del PAPA SANGRE en el mercado, mi buen amigo @jonathanchacon, aparece en el mercado con su «Buscaminas Accesible». Se trata del popular juego de evitar bombas pero con un tablero regular que cualquier persona con vista puede utilizar sin problemas. Además, el juego está preparado para ser actuado con el sistema VoiceOver de lectura de pantallas para personas ciegas. Un juego realmente integrador en el que una persona que ve y una que no ve, pueden jugar indistintamente.
Para las personas ciegas, como apuntaba, PAPA SANGRE puede ser entonces el segundo juego integrador y un juego más de los que pueden acceder. Pero estoy seguro que para personas que ven, algunas conozco, debe ser una experiencia interesantísima jugar solo con el oído.
Es necesario jugar además con auriculares. El estéreo de un equipo no llega para percibir la binauralidad completa del juego, con lo que la concentración ha de ser mayor.
Ciertamente que las personas ciegas pasamos también cierto miedo y angustia: los sonidos son como decía @albertovaquero, espectaculares y los efectos y la sensación de espacialidad es super completa.
En fin: reto a videntes y ciegos a jugarlo y a disfrutarlo; eso sí: teniendo cuidado de no tirar el iPhone cuando vibre porque uno se da contra una pared, o porque un bicho le come algo. Hay que aprender a andar pasito a paso con los dedos pulgares sobre la pantalla, a girar y orientarse deslizando un dedo por la parte superior de la pantalla, y a no «cagarse» literalmente de miedo.
El único problema por el momento para algunos: las indicaciones del programa, que son muchas, están en inglés. No conocer este idioma supone perder muchas oportunidades para jugar, aunque dicen los autores que si tiene éxito, harán más idiomas y lo extenderán a otras plataformas.
¡Me largo al cementerio! ¡Estoy enganchadísimo!

Un comentario en “Papa Sangre. EL juego que imaginé.

  1. Muy interesante el artículo… Me lo guardo para ponerlo en nuestras redes sociales en la parte de accesibilidad…
    Gracias por compartirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve esta sencilla fórmula: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.