OM 2.0+

Una reflexión desde SIMO Networks

Tiempo ha que todos reflexionamos sobre las múltiples caras, cruces y cantos que las TIC nos están dadno; sobre las cales y arenas, sobre el bien y el mal…. Mucho tiempo; tal vez empezamos con esto por allá por Atapuerca o así, pero sigue siendo tema recurrente sobre todo ahora, con la expansión de la ubicuidad, la comunicación masiva, la personalización….

EL giro que ha sufrido SIMO este año, luego de no haberse celebrado el pasado, ese cambio a SIMO Network, es un hecho más que me hace reflexionar si no estaremos perdiendo el norte, precisamente los que trabajamos todos los días con brújulas.

Cada día estoy más convencido que hace falta una buena capa de pensamiento que arrope y dirija la alocada carrera tecnológica a la que nos sometemos voluntariamente, contribuyendo mucho nosotros mismos a acelerar esa montaña rusa que, como buena atracción dinámica de parque, produce adrenalinas, vértigos y demás sensaciones que a muchos les parecen placenteras, y a otros les dejan en tierra, con verdadero pánico a subir.

Pero ese forzar la máquina sigue dejando cadáveres tecnológicos en todos los caminos. Y es necesario no aumentar el problema; no agrandar esa brecha que luego queremos corregir o cerrar.

Ayer tuve la oportunidad de asistir a eventos casi opuestos en SIMO Network; los actuales, los que hablan de la desaparición de conceptos como «recursos humanos», los que se plantean el futuro inmediato, los que piensan en 2.0 y superior, los que piensan sobre cómo tiene que ser la publicidad en la red para que no sea una molestia para el usuario, los que, luego de la caída de las punto com, con la lección aprendida, construyen negocio a partir de las nuevas premisas de la red y las redes sociales.

Y en el otro lado y en el mismo evento, los tradicionales, que en muchos casos solamente están en fase beta, buscando cómo llegar a tener un hueco en el intrincado mundo que se presenta, los de los discursos vacíos de contenido, los de hablar para hablar, los de «cortar y pegar»….

Y cada vez me convenzo más de que es necesaria la actitud que da título a este post: la OM2.0+. O M que viene de «open mind», mente abierta y fresca, pensamiento objetivo, frío y coherente sobre nuestra realidad y sobre el futuro, que en esto de las TIC es ya mañana, 2.0 porque ha de ser actual y correr parejo a los tiempos que nos toca, y el signo de sumar, dando sentido a esa mirada al futuro, ese futuro que debemos preparar concienzudamente porque como bien dice Woody Allen, «me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida.«

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve esta sencilla fórmula: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.