Unos palos de la baraja tecnológica

Me ha alegrado generar algo de debate en alguna de las listas dedicadas a tecnología para personas ciegas, con el artículo anterior sobre lavadoras y otros sufrimientos.

Es, en definitiva, de lo que se trata; de escribir para compartir y compartir para aprender y generar debate positivo, sano y constructivo.

Pero no quiero solamente hablar de tecnología no accesible, que se usa mal, o que no está orientada a las personas. También se encuentran casos curiosos de tecnologías que, a veces sin demasiada reflexión, logran no solo popularidad sino que son super útiles para todos y en muchas circunstancias.

Otro día escribiré sobre tecnologías e inventos que, pensados para la diversidad funcional, han resultado de gran utilidad para TODAS LAS PERSONAS.

Pero hoy, viendo el AS de oros de la baraja de Heraclio Fournier, de VITORIA, cuya fábrica he tenido la oportunidad de visitar y que no viene a cuento, me he acordado de los palos como tecnología; de cómo algo tan sencillo como un palo, puede constituir algo de utilidad superlativa.

Son numerosas las tecnologías que prometen acabar con los ancestros tecnológicos que usamos las personas ciegas. Casi cada mes aparece una noticia de alguien que ha inventado algo para acabar con nuestro único sistema de lecto escritura, el Braille, y no hay mes que no veamos tecnologías maravillosas que acabarán con esa al parecer esclavitud horrorosa de tener que llevar perro guía o, sobre todo, bastón.

No puedo documentarlo; es más, esto es algo de mi pensamiento libre, pero me imagino a las personas ciegas en el antiguo Egipto, cuando dicen que eramos buenos en la agrimensura, determinando cuándo alguien había movido un mojón de sitio para ampliar su propiedad, portando un palo con mayor o menor técnica para orientarse; para determinar si ir por uno u otro camino. 

Es cierto que el bastón blanco actual se data en 1930 y que las diversas técnicas para llevarlo se han ido perfeccionando con el tiempo y con diversas escuelas no siempre coincidentes, pero yo conozco personas ciegas, incuiído mi abuelo materno, que portaban palos más o menos sofisticados para moverse por sus entornos. En el caso de mi abuelo Antonio ademàs, entornos algo difíciles ya que eran pueblos sin asfalto ni señalizaciones.

Aquí tenéis un artículo interesante sobre el bastón blanco que puede llevaros a otros artículos.

La inefable wikipedia también tiene un artículo sobre el bastón blanco.

En cualquier caso, y dejando a parte de este análisis los bastones con GPS y otras lindezas tecnológicas que nos ofrecen, un simple palo, usado con cierta técnica, nos sirve a las personas ciegas no solo para movernos con cierta precisión, sino también para ser identificados. Una de las principales ventajas es que las personas que caminan en contra, (dejando a parte las que van omnuviladas con sus móviles) se apartan de nosotros facilitándonos la deambulación. 

He aquí pues el primer palo.

Pese a lo que mucha gente cree, no hay un tal señor VILEDA que inventó la fregona. De acuerdo que es un invento “muy eshpañol y mucho eshpañol” (no se me despisten, M. Rajoy tampoco fue el inventor 😀) 

Fue un señor llamado Manuel Jalón quien además inventó la geringuilla deshechable, Logroñes él, quien tuvo la genial idea de unir un trapo y un palo y sacó de la postura arrastrada y de rodillas por los suelos de los limpiadores de suelos, generalmente limpiadoras, de esta postura tan esclava y degradante a la par que lesionante.

Por supuesto que hay ancestros de la fregona y el inventor oficial perfeccionó cosas que había visto, podéis documentaros también en la wikipedia sobre tipos de fregonas pero aquí tenemos el segundo palo de esta especie de baraja tecnológica que estoy componiendo hoy para divertirme y tratar de divertir a los lectores.

No tengo muchos datos, pero creo que mi tocayo Enric Bernat, debióo pensar mucho en lo que se manchaban los niños (y los mayores) al tratar de comer caramelos grandes sujetos con la mano (dicho sea con perdón de los adoquines y otras formas caramelísticas que en el mundo son), y tuvo la idea, una vez más un palo, de colocar un caramelo redondo en un palo e inventar el chupa chups.

Otra vez la península Ibérica y la inventiva y el dichoso palo. Tal vez haya que coger por los pelos la cosa e intentar una tecnología basada en la zanahoria, para seguir la cosa.

Pero el hecho es que Bernat se hizo de oro con el tema, que chupachups hay de mil clasees como sabéis, que de ahí derivaron las piruletas…

En fin: otro palo de la baraja tecnológica.

Pero cambiando de palo, con mucho respeto a los flamencos, claro, termino esta reflexión con el peor de los palos que conozco, y entiéndase el palo en primer sentido. No vamos a hablar en odiados palos, de los que nos dan de pequeños, de los que nos da la vida, etc. No; veamos ahora la estupidez humana hecha palo; la tontería tecnológica elevada a su máxima expresión:  Su majestad el PALO SELFIE, o narcipalo o muchas denominaciones más.

por mucho que se haya llevado premios de revistas y demás, aquí el autor, lo considera una de las estupideces tecnológicas más grandes que se han inventado nunca. Refleja perfectamente el ansia que tenemos por fotografiarnos, nuestro orgullo, y la incomunicación reinante en la era de la comunicación: “no voy a pedir a cualquiera que me haga una foto. Seguro que no maneja bien y el móvil y, lo que es peor, seguro que igual me lo roba y ¿qué hago?”.

De palos blancos y de palos de colores, de palos útiles y palos inútiles ha versado este breve y tecnológico aunque humanísimo texto.

Hablaremos más de tecnologías en futuros posts que reflejarán otros aspectos interesantes de cómo la tecnología nos puede ayudar o esclavizarnos.

Post visto 84 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve esta sencilla fórmula: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.