Tiempos modernos tiempos agitados

Solo el paso inexorable del tiempo nos contará en el futuro si toda esta cuestión del #manifiesto ha tenido enjundia de gran evento, pequeño, mediopensionista, o si bien solo ha sido una piedra en el estanque; una pequeña china que ha levantado tímidas ondas en el agua de la vida.

Es pues interesante dejar pasar el tiempo, que como bien dice el refrán, es “el que da y quita razones”.

Ríos de bits han corrido por la red y muchos son los aspectos de la cuestión que se han ido tratando día a día durante estas agitadas semanas, y como en todas las actividades humanas, sobre todo en los momentos en que las cosas se tensan o crispan o ambas, el cuerpo parece que nos pide tomar partido, cuando no nos lo piden las circunstancias o directamente las personas e instituciones.

En este humilde blog se ha publicado el manifiesto. Leído que lo hube por tres veces, pensé que estaba realmente de acuerdo con el 99% de su contenido, por lo que no he tenido ninguna duda al respecto.

Pero tampoco tengo dudas sobre el hecho de que las personas que trabajan, los autores de lo que sea, han de poder salvaguardar su seguridad jurídica como los demás ciudadanos. Se ha manejado mucho en blogs y otros mentideros de la red aquello de que en realidad, “los derechos de autor se inventan en el siglo XIX”. Y se esgrime el argumento como si el hecho de que estos derechos sean decimonónicos o decimooctávicos, si es que me he equivocado de siglo, 🙂 les reste importancia.

Es un poco la misma discusión y polémica que se levanta con el tema del software: software libre, atado, medio atado, medio libre….. Y es la consecuencia de que, a mi entender, estamos viviendo una revolución tecnológica quizás con precedentes pero que ninguno de nosotros hemos vivido nunca.

Así, la industria del CD apela a sus derechos como lo hizo la del cine con la aparición del video. Pero ni la música ni el cine mueren sino que se transforman.

Y así, los autores y artistas reivindican su derecho a ganar dinero lícita y legalmente. Y a mi entender, estos deberían prepararse para ser algo más autónomos, actuar más en directo, ser algo menos producto tecnológico y si lo son, crear sus propias distribuciones.

Ayer en la ducha, oyendo la radio, me siguió sorprendiendo la típica cuña o mejor el promo de la Movimusic de turno anunciando los 3 CD por 30€ donde se oye “la música de los 60”. Anunciando que su selección es la mejor; la única y la que no debe faltar en tu discoteca.

Pensaba yo que a lo mejor no tienen mucha venta porque han de ofrecer anillos o relojes o joyas de otro tipo como reclamo, y porque empecinadamente estos promos hablan de que “hoy es el último día de la promoción”, que vuelve a aparecer la siguiente semana o en la emisora de al lado.

Hoy es el usuario quien hace la selección, creo que igual que cuando grabábamos discos en cintas de cassette. En muchos casos lo hacíamos por seleccionar y también por no estropear los vinilos, material este delicadísimo así como las agujas y todo lo que rodeaba a los platos tradicionales.

Naturalmente estas promociones y otras son lítitas si tienen público que acepte la selección ya hecha; es como “lo mejor de….” o la típica “mariscada para 2” de algunos restaurantes turísticos.

Como dice Bob Dylan y bien utiliza @sebasmuriel en su blog, “los tiempos están cambiando“. Y uno no sabe qué partido tomar, aunque en estos casos, siempre “la calle del medio” ha sido una buena, salomónica y sabia decisión, a la vez que una toma de partido, naturalmente.

Seguiré tomando por la calle del “OM3.0” #om30 por aquello de que sigamos teniendo la mente abierta (open mind OM) y que vayamos por delante de los acontecimientos si es posible, o, al menos, sepamos nadar en estas aguas revueltas sin guardar la ropa, pero también sin tomar partido de forma acelerada.

Dejo algunas referencias de artículos que he leído sobre el tema #manifiesto y que me han gustado.

Un comentario en “Tiempos modernos tiempos agitados

  1. Gracias por la parte que me toca (es decir, por linkar el artículo que puse en mi blog), como bien dices, el tiempo acaba poniendo las cosas en su sitio.

    Precisamente ayer daban un paso hacia la "evolución natural" de la industria discográfica: la puesta en marcha del anunciado Vevo, un "youtube" para discográficas.
    http://www.xataka.com/musica/vevo-primer-spin-off-de-youtube-para-videos-musicales-y-mas

    El modelo de negocio puede evolucionar, y creo que empiezan a verlo.

    Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve esta sencilla fórmula: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.