Archivo de la etiqueta: wcag

La internet de las personas

Nueva era. Lo que era se va quedando atrás

Hoy he vuelto a re tomar un proyecto del que había tenido noticias hace un tiempo. De hecho el proyecto data de 2008 en sus primeras versiones y creo que desde entonces lo he seguido con poca regularidad, reconociendo ahora que ha mejorado mucho. Se trata de WebAnywhere, que es un proyecto de OPEN SOURCE auspiciado, según creo, por alguna entidad educativa de Washinton.

Se trata de dar voz a la web, de forma independiente y transparente al sistema operativo, al dispositivo  y al software que se tenga instalado. Es un proyecto pensado para personas ciegas que pone voz a los sitios web.

Basta con entrar (si somos españoles mejor a la beta que ofrece este idioma aunque cuando se escribe este artículo la voz española funciona más bien tipo en francés), en este sitio, aunque si queremos ver la versión más estable SOLO EN INGLÉS, mejor la versión estable.

El sitio requiere que introduzcamos una dirección web a partir de la cual nos introduce en el sitio, dándonos una serie de comandos muy sencillos para ir leyendo la web en varias direcciones.

Recientemente hemos publicado aquí mismo las noticias referentes a INCLUSITE y su puesta en marcha en el periódico digital 20 Minutos.es 

El sistema INCLUSITE va más allá del que podemos ver con WebAnywhere, simplemente porque abarca más personas y tipos de condición funcional además de las personas ciegas.

Pero desde este blog, recibo con agrado esta como otras iniciativas en esta línea OM3.0 (mente abierta y por delante) que siempre es necesario llevar a mi juicio al menos.

Y, por qué no decirlo, me alegro que la realidad nos vaya dando la razón a los que, a veces con no muy buena intención, estamos siendo constantemente acusados de VISIONARIOS, VICIOSOS DE LA TECLA y otras cuantas cosas menos «BONITOS», pasando por corruptores de juventudes y destructores de el ¿cómo se dice? «ESTADO DEL ARTE» actual.

Es lógico que existan sectores que prefieran estar más inmóviles o menos movidos y no me voy a parar aquí a deglutir las razones. Siempre la evolución tiene detractores y siempre hay motivos de peso para que estos detractores existan y actúen.

Pero la realidad es tozuda y machacona y los tiempos de los estándares W3C, las normas de semi obligado cumplimiento, que creo en España siguen siendo las A AA AAA de las Wacags 1.0 (y si me equivoco me corrigen, gracias), se van diluyendo simplemente por la velocidad que la tecnología aplicada a INTERNET va haciendo tomar a todas las cosas.

Esa INTERNET de las personas y de las cosas, no se puede ya constreñir a mandatos tan cerrados, realizados a medida de elementos más concretos como los que constituían el entramado web de hace 5 o 10 años. Lo he dicho y escrito en muchas ocasiones: pocas personas como yo han disfrutado y disfrutan aún de la gran cantidad de accesos que Timothy Berners-Lee y su gran invento, la web, nos han traído a personas que lo teníamos muy difícil a la hora de integrarnos en la cultura y por ende en la sociedad.

Y desde luego me cuento entre los defensores de la estandarización de las cuestiones muy generales. De normas muy poco concretas que realmente regulen la raíz de los problemas de des estructuración que causa el «totum revolutum» que se puede organizar si no se pone orden.

Pero hoy en día, salvo que se adapten algo más las personas e instituciones a los tiempos que corren, es muy difícil reunir comisiones estandarizadoras, que por ágiles que sean tienen unos tiempos lentos de reacción, para tratar de poner orden en este caos realmente curioso al que nos está sometiendo el avance loco de la tecnología.

De forma que el acceso a la web, yo prefiero ahora la palabra acceso que la de «accesibilidad», muy usada en términos absolutos y muchas veces de forma digamos que sectorial, el acceso a sus servicios, tiene que pasar por procedimientos más ágiles o tanto, como la propia tecnología a la que abarcan.

Si hoy por hoy un sitio web fuera totalmente posible de acceder cumpliendo la normativa que se exige, aún tendría yo razones para aferrarme al pasado y procurar seguir en el caballo de las WACAGS, cuya vigencia aún tiene tiempo porque, eso sí, garantiza mucha más limpieza en el código y hace reflexionar al desarrollador acerca de la variedad de clientes (no solo clientes hardware sino personas) que hay detrás del código que escriben.

Este VIDEO de un miembro de las comisiones del W3C me parece maravilloso para explicar el sentido de la estandarización o normas de uso común en la web.

Pero desgraciadamente el hecho de cumplir con estas pautas y recomendaciones no garantiza hoy que determinadas personas, muchas personas, en determinadas circunstancias, muchas circunstancias, puedan acceder a los servicios que se ofrecen a través ya no solo de la web como página que se lee, sino de la INTERNET de los servicios.

WebAnywhere y otras iniciativas similares, demuestran que es necesario trabajar más profundamente en filtros, en herramientas inteligentes que faciliten el paso de las personas hacia los servicios sin tener necesariamente que modificar la raíz de éstos. Es por aquí por donde van ahora los tiros.

En el caso de la web, herramientas que no obliguen al creador, muchas veces sin experiencia, que no la tiene que tener, y armado de un CMS como WordPress o cualquier otro actual, a aprenderse toda la bibliografía del W3C, son deseables si, como no dudo, llegan a lograr filtrar y hacer más usables y fáciles de acceder, sitios que de suyo no lo sean en origen.

Es algo análogo a los lenguajes d alto y bajo nivel que yo estudiaba de joven. Se puede programar en hexadecimal si uno conoce el microprocesador, sus registros, su mapa de memoria, en fin, sus entresijos, y hasta pueden salir buenas aplicaciones por esos caminos en los que se invierte más tiempo. Incluso a veces, pequeños trozos de estos códigos son muy necesarios puesto que no están contemplados en los lenguajes más humanizados.

Pero no cabe duda que escribir en C++ o en cualquier otro lenguaje, manejar librerías diversas o sistemas como PYTHON y otros, resulta cuando menos más productivo.

La vía que han tomado INCLUSITE y otros, haciendo el acceso muy fácil a algunas páginas de las que la más conocida es 20 minutos, el tercer diario digital de España, van encaminadas en ese sentido.

Seguramente algunas personas, que llevamos mucho tiempo haciendo malabares con nuestras aplicaciones de acceso para entrar a cualquier sitio por difícil que sea, preferimos partirnos el cobre con el NVDA o el JAWS o el HORCA o más aún a veces con VoiceOver, para usar todos los recursos a nuestro alcance.

Yo soy de esas personas aunque cada vez pienso más seriamente en cambiar mi actitud. Y algunas veces, luego de luchar denodadamente con sitios que resultan poco usables y que tienen un sello con dos hermosas A mayúscula, me pregunto por qué he tenido que perder tanto tiempo para acceder a la información que quería.

Puedo estar orgulloso del buen manejo de la herramienta que tengo para leer. He sido un animal informático y un  tipo ágil y he conseguido leer ese titular al que quería llegar desde un enlace, aunque aya tardado 10 minutos y la tecla tabulador de mi teclado se haya despegado.

Yo seguramente seguiré siendo así, pero el otro día conseguí que mi madre, 76 años, ciega total, que jamás se atrevía, aunque lo intentamos, a entrar en INTERNET, se leyera varios artículos de 20Minutos.es y entendí una vez más, que no todos somos los «listos» los héroes del acceso difícil a INTERNET, y que a lo mejor, ante la oferta de una lectura rápida, no nos rasgábamos las vestiduras por apagar nuestro lector de pantalla  por un rato para simplemente leer el periódico.

Estos ejemplos de acceso independiente del dispositivo y del propio creador del sitio,  son solo dos pequeñas puntas de iceberg de lo que se nos viene, en mi opinión para bien, encima.

Así que aunque esa voz sea aún deficiente, ese acceso algo difícil por el momento, los lectores podéis estar seguros que la evolución nos lleva por ese camino y que ese camino llevará a que cada día más sitios sean más fáciles de acceder.

Merece la pena ver estos ejemplos incluso para recomendar a esas personas que se declaran torpes y no quieren entrar a INTERNET.

La INTERNET de las personas está llegando junto con la de las cosas, y no es cosa de que las personas nos neguemos a ese hecho tan beneficioso.

Os dejo el VIDEO de WebAnywhere (inglés) para más información.