Archivo de la etiqueta: FEED

GOOGLE: EL USUARIO FINAL O “EL USUARIO AL FINAL”

Hace tiempo que GOOGLE ha perdido la brújula. si es que algún día tuvo norte claro, que sinceramente pienso que sí, hoy sigue errática pero enorme. Llegó como empresa que iba a cambiar  el mundo, y el mundo la ha cambiado a ella. Llegó como el que hace negocio con los ricos para darle cosas a los pobres, y ha debido cambiar la filosofía.

Quienes nunca hemos creído en los Reyes Magos, aunque estos lleguen de Palo Alto, palo medio o medio pelo,  no podemos ahora rasgarnos las vestiduras digitales por las actitudes de esta gente que ha mapeado y fotografiado el mundo, sí, que está digitalizando todas las obras literarias del mundo, sí, que no tributa o tributa poco en muchos países, también, que sigue dando GMail  a costa , supongo, de tener una ingeniería y conocimiento de datos impresionante, que fabrica prototipos reiteradamente anunciados que van a ser superados por exceso de campaña de mentalización, como las gafas famosas, que ha querido hacerse cargo de toda la red, como en su día Bill Gates…

Mucho más se podría contar, de cal y arena de este mastodonte tecnológico del capitalismo digital exacerbado. Pero no es el objeto de este post repasar de forma exhaustiva los logros y fracasos de Google.

A raíz de la no sé si inesperada desaparición del Reader, ese lector   de noticias en el que esta gente ya no cree y que ha arrastrado a tanta gente a otros agregadores como Feedly, he leído algunos posts y atado algunos cabos, desatado otros y, Nexus y gafas por un lado, mapas por otro y unas y otras, accesibilidad incluida, me ha dado por pensar que un cambio grande en Google lo ha sido, y creo que se pagará, el abandono del usuario final como centro de las actividades. Desestimar una herramienta tan poco molesta y tan útil para algunos como el Reader y ponerse ahora a preguntar cómo poder integrar algo similar en Google+ es, cuanto menos, una pérdida de norte y sin exagerar mucho, un claro indicio de que al usuario final, al verdadero sujeto al que van dirigidas todas las tecnologías que Google fabrica, lo han dejado, en efecto, para el final; el último de la fila; el que no va a protestar o se va a aguantar con las resoluciones del DIOS GOOGLE.

Y eso no es bueno para nadie; afortunadamente la red es ancha y vasta. Lo suficientemente grande como para dar soluciones o incluso inventarlas si no existen. Yo me temo que si esto de anular el Reader tiene que ver con un supuesto odio o abandono de Google de las herramientas de sindicación, pronto caerá FeedBurner y medio mundo tendremos que mover nuestros feeds a Dios sabe dónde.

Yo no usaba Reader como no uso Docs. Si Google deja a los usuarios para el final, a algunos en particular nos deja “al final del final”. Y estos somos los que precisamos altas cotas de accesibilidad para podernos mover en las herramientas del gigantesco Dios. Al igual que Microsoft y otras, Google nos muestra con orgullo sus medidas de accesibilidad que son pocas, no eficaces ni cómodas de usar. La foto se la hacen, y hasta tienen algún empleado modelo para también hacerle fotos, pero la realidad es pobre. Yo tampoco uso Google Docs por la misma razón, ni puedo usar Google Drive por razones análogas: Puedo hacerlo, pero el esfuerzo que me cuesta no me merece la pena.

Utilizar GOOGLE+ si ves poco o nada y tienes que enfrentarte al mundo circular, es poco menos que un vano intento y pretender usar Gmail en la plataforma web, un ejercicio de ingeniaría informática y tenacidad mezcladas.

Chrome queda abandonado también, en parte como respuesta a las injusticias de Google y en mayor proporción por sus irregularidades comportamentales y más en el campo de la accesibilidad.

Así que yo, como otra mucha gente, estoy al final del final, por una discriminación provocada por mi empeño en pertenecer al mundo diverso. No veo como mucha gente sino que veo mucho menos. Mi visión es reducida aunque mi aspiración tecnológica es la misma que la de cualquiera que pretenda vivir su tiempo y funcionar con las herramientas tecnológicas que están a nuestro alcance.

Somos como todos: Personas con necesidades especiales, y Google, como otras, debiera planteárselo así; cada persona tiene sus necesidades y las tecnologías, hoy, permiten adecuar las herramientas a todos y cada uno de nosotros.

Ignoro cuánto va a tardar Google en pagar por estos errores, pero lo pagará si no cambia la política. El usuario, término que no me gusta nada, tal vez por que lo escuché mucho en tiempos en que los informáticos no salíamos de nuestro huevo particular y lo utilizábamos peyorativamente, es el centro de las tecnologías que utiliza. La persona es nuestro objetivo como productores de herramientas tecnológicas.Si le damos la espalda, algo que también Apple parece comenzar a hacer, habrá movimientos en las redes y nos “buscaremos la vida” pero ellos perderán su credibilidad y por tanto perderán.