Entradas correspondientes a la etiqueta 'escepticismo'

Escepticismo positivo

Esta crispación nacional a la que nos someten medios y partidos, enteros y “cuarto y mitad”, estos “o yo o el caos”, predicados por sujetos nada pasivos de todo el arco político, estos #LaCasta VS #LaSecta, estos “de Papá o de Mamá”, estos planteamientos binarios en un mundo binario, en una cultura 2.0 en la que el menos versado puede tratar de FRIKY a cualquiera pero se alegra de cuando es TRENDI TOPIS o es capaz de organizar operaciones de FACUNDING, para financiar alguna caridad que otra, no solo dibujan el eterno panoarama del carácter de los Españoles que no acabamos de aprender, sino que tratan de mantener a todo el mundo crispado y en alerta; también a los que somos escépticos constructivos, positivos y activos. 

El militante del escepticismo positivo, que por ende no es militante puesto que tampoco cree en la militancia, porque militar es ya formar rebaño y, en consecuencia, perder esa neutralidad que da el escepticismo, puede que sea el objetivo del imperio binario al que se nos somete. 

Muchas veces pienso que si los escépticos positivos nos asociásemos por un día y fuéramos capaces de organizar un censo, y que si los fabricadores de análisis políticos, politólogos, portadores de coletas, de coletos y de colectas, los portadores de banderas, los nacionales nacionalistas y los nacionalistas con nación, fueran capaces de medir la intención y ponerla en esa “COCINA” de las encuestas, tal vez descubrieran algo nuevo. Quizás los resultados de sus cocinas dieran otros sesgos diferentes. 

Lo malo de los escépticos positivos, en términos de políticas binarias 2.0 o 3.1 o 4.X, ya saben: las que están de moda ahora y que han estado siempre de moda, es que somos escépticos positivos ¿se entiende? 

Nuestra confianza en las personas, en su potencial, en su bondad balanceada con su maldad, es infinita. Pero, ¡Qué le vamos a hacer!, somos escépticos positivos, tanto que no estamos seguros de serlo, ni siquiera de esa confianza en la gente. 😉 

En consecuencia, disfrutamos mucho del espectáculo constante, para el que encima no hay que pagar entrada, (ergo no IVA) al que nos someten los inefables importantes nacionales, internacionales y mediopensionistas medios enteros SHAREADOS de la Nación. 

¿Para qué irnos a ver debates serios en la BBC si nos podemos partir la caja viendo a los “bien pagáos” de sí mismos y de sus… presuntas lo que sea, gritando a voz en grito, y volviendo a gritar en las ¿tertulias? de las teles? 

Ah. Y no nos vale tampoco eso de que vemos “LA 2”. Realmente dudamos que hasta los leones del Serengeti que ponen no sean de atrezzo. :) 

Ni las tuercas y tornillos sueltos tampoco. ¡OIGA! si es que hasta dudamos de Bolívar y del Che Guevara ese, que fuera de en las chapas y en los dormitorios de algunos nostálgicos, no han debido hacer tan grandes cosas por la humanidad. 

¿Para qué nos vamos a molestar en pensar si hay más de 10 partidos enteros que piensan por nosotros y hablan en nombre de los Españoles? 

En definitiva: ¿Para qué crisparnos si ya se crispan ellos solos? 

Un buen escéptico positivo piensa en él mismo, cuando puede hacerlo y no duda, y trata de vivir lo mejor posible. Eso sí; tengo la impresión de que “lo mejor posible” para un escéptico positivo, no se ve ni en las cocinas, ni en los programas del corazón ni en las GRITOTERTULIAS al uso. 

Un buen escéptico positivo piensa, cosa mal vista en estos tiempos, lee (más allá de las “50 sombras del Rey”), vive, muy por “en otro plano” de sus posibilidades, escucha música, más allá de Pitingo, el Concierto de Año Nuevo o la música para los fuegos artificiales de ¿Bach?, y usa la pantalla de plasma para ver lo que quiere, cuando quiere y como quiere. 

En fin: Un buen escéptico positivo podríamos decir que no existe porque él o ella mismo o misma 😉 se plantea su propia existencia siendo escéptico a ella misma. 

Ya lo sé: es más complejo que PP, PSOE, PPSOE, IU, CIUDATANS o CIUTADANS, PABLO y TANYA, TANYA y PABLO, MONEDERO de IGLESIAS (o sea CEPILLO), ALBERTO y ALBERT… Eso es más fácil de digerir. 

Lo nuestro, es tan raro y tan difícil de explicar que les rogaría a los lectores que han llegado al final que no se tomen a pecho o a pechos este artículo. 

Probablemente dentro de 10 minutos mi escepticismo acerca de él sea tan grande que no le preste ni la más mínima atención. Así que ustedes, sean también escépticos con él, y por supuesto conmigo.

Post visto 769 veces.