Entradas correspondientes a la etiqueta 'cocina'

Receta de Patatas Revolconas

Foto de mis patatas revolconas en la olla

Me salen de vicio 😉 

Introducción necesaria (o no) 😉

La primera vez que probé las patatas revolconas, lo hice en un pueblo de Salamanca, cuyo nombre no cito por respeto a la nación o mejor a las personas ciegas que me siguen, cuna de algún líder cuasi espiritual de la Institución supersónica (CONCORDE ¿les suena y les gusta el juego de palabras? JEJE ).

…Y me gustaron. Desde entonces se me fue quedando el gusanillo de hacerlas y he leído varias recetas y comentarios, las he probado en muchos otros sitios, incluido el otro día en el Restaurante del Congreso de los Diputados, pero como que no me decidía a ponerme el delantal para hacerlas.

Esto del Congreso me ha picado definitivamente y estos días de reflexión crítica con recuperación presupuestaria conducida por Don Mariano (mexan por nos e temos que decir que chove) y don Cristóbal Gárgamel Montoro, me he esmerado en experimentos y en lectura de recetas.

Me he encontrado desde las de Gallina Blanca, que no enlazo porque me parece un crimen echar caldo de carne de esa clase en un plato tan español, pastoril, taurino y Salmantino, aunque en otras regiones se hace también, hasta las que llamaría “pijas OSEA”, más bien tirando a lo que comí en el Congreso de los Recuperados Diputados, que tampoco enlazo porque me parecen bastante LIGHT y esto es un plato de mujeres y hombres fuertes ¡Qué demonios! 😉

Total: Como quiera que tengo un delantal en el que está escrita la mejor forma de hacer pulpo a la Gallega o “A Feira”, que se dice, cosa esta que no tiene que ver con las patatas revolconas más que por el hecho de ser un delantal, me he metido en la cocina a realizar esta receta que, como todas las sencillas, puede salirnos rematadamente mal y nada parecida a la que sueña nuestro paladar pero que a mí, gran cocinero como es sabido, me ha salido a la segunda. ¡Y como quiero!

Contribuyo con esta pues, a las miles de recetas de PATATAS revolconas que en el mundo 2.0 son, eso sí advirtiendo: Las mías son las mejores. 😉

Ingredientes para 4 personas

  • 4 patatas medianas
  • 4-5 dientes de ajo grandecitos
  • 1 choricillo ahumado de esos de freir
  • Panceta ahumada si es posible
  • 1 pimiento verde mediano
  • Sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • Laurel
  • 1 cucharadita de pimentón dulce (de la Vera siempre mejor)
  • media o menos, cayena o bien una pizca de pimentón picante (de la Vera también)

Preparación

En una olla con agua, sal y dos hojas de laurel, se cuecen las patatas peladas y troceadas en dados grandes.
Es bueno cocerlas un poco más de lo normal, sobre todo si son Gallegas, que lo aguantan bien. Las patatas malas pueden hacerse puré, y no conviene ahora que eso ocurra. Sería mejor en este caso dejarlas justo al punto.

Se escurren y resevan las patatas. Mientras tanto o después, se echa el aceite en una sartén. Se calienta y luego se baja mucho el fuego.
Se corta el chorizo y la panceta en cubitos pequeños y se fríen despacio hasta que estén dorados pero no quemados.
Se retira el chorizo del aceite y se frie el pimiento cortado en trozos pequeños. También esto se hace con el fuego bajo para que no se arrebate y suelte bien su jugo. (mucho mejor que el caldo de carne).
Se retiran los pimientos. Se ponen a freir muy lento los ajos cortados en láminas no muy finas. Interesa luego poderlos machacar a la hora de hacer el puré.
Se apaga el fuego si es eléctrico o se baja muchísimo si es de inducción o gas, y se echan la cayena o el pimentón picante, y el dulce. OJO en esta operación: El aceite demasiado caliente quemará el pimentón y arruinará por completo el plato y su color que será marrón en vez de rojizo, y sabrá a rayos en vez de a lo que tiene que saber.
Se revuelve bien, se vuelve a incorporar el pimiento y el chorizo, panceta o ambos, según se haya hecho, y se vuelca todo sobre las patatas, que una vez escurridas han vuelto bien a la olla, bien al recipiente donde las vamos a servir.
En caso de ser poco diestro en la cocina o ser persona ciega, para esta última parte recomiendo más la olla que el recipiente porque el puré se hace mejor.
NOTA: Es importante reservar como un tercio de las patatas cocidas en un plato por razones que se explicarán seguidamente.
COn un tenedor, se va realizando un puré que debe ser grueso y de trozos grandes. No se trata de hacer una crema ni un puré de patatas al uso sino un aplastamiento y rompimiento del conjunto en el que solo permanecen sólidos los trozos de chorizo y/o panceta, siendo el resto una plasta. Se puede corregir con un poco de agua caliente en caso que veamos que está demasiado espeso. Cuando se considera que el puré tiene la consistencia adecuada, se añaden las patatas que reservamos y se aplastan pero menos. De esta forma no solo encontraremos tropiezos de chorizo y/o panceta sino también patatas ricas a medio deshacer.
Finalmente, si el puré se ha hecho en la olla, se pasan al recipiente donde se van a servir.
Es un plato fuerte y delicioso y puede ser una buena tapa o aperitivo que casa con vinos tintos o ¿por qué no? con una buena cerveza.
Es, como decía, un plato de pastor o campestre. Si se come mucho es pesado.

Algunas cosillas más

EL picante puede ser prescindible si los comensales no gustan de él.
He probado pimientos verdes y amarillos, y me han gustado las dos variantes.
He visto hacerlas sin picante y comerlas acompañadas de guindilla como se hace con el cocido y otros platos.

¡A disfrutar!

Post visto 1413 veces.

Esto Sï que es Braille. Hamburguesas legibles

Bueno: La primera entrada del año en este blog es una noticia interesantísima que he leído por twitter y que algún amigo y alguna amiga me han hecho llegar. Y es que el Braille, a pesar de los detractores que no le faltan como al teatro, a pesar de los agoreros que siempre anuncian su muerte, vive y vive hasta en los vegetales.

Hemos leído noticias del Braille en la ropa, en los botones de los ascensores, en los medicamentos. Y lo disfrutamos los que consideramos este, por que lo es, el único sistema de lectura y escritura para personas ciegas, en nuestros botes, bien porque vengan marcas o o porque los marquemos nosotros, y en muchos sitios donde se está poniendo de forma coherente cada vez más.

Yo, de hecho, tengo guardada para usar una botella de medio litro de SOLÁN DE CABRAS, que, aunque sin signos de número ni mayúsculas, ostenta en su cuerpo plástico la leyenda “solan de cabras 500 ml”.

Y mucha gente que conozco tiene y cita ejemplos de un uso coherente del Braille. Y cuando digo coherente me refiero al uso que escape de la excentricidad de políticos cargados de razones y dinero (de esos que van quedando menos con lo de la crisis) apoyados por instituciones cargadas de dinero y de sinrazones, que son capaces de hacer, por ejemplo, los letreros de las calles en Braille pero puestos a la altura del segundo piso; esto es cierto, y además es verdad. :-)

De Sudáfrica y de una cadena de hamburguesas y comida rápida, WIMPY, se ha estrujado el cerebro y ha pensado que con las semillas de sésamo inevitables en las hamburguesas, se podría hacer un hermoso contenido en Braille con precisamente, los ingredientes que entre los panes van.

Y ni cortos ni perezosos han logrado lo que se ve en el video de referencia. Y digo bien: SE VE, y se oye música pero a las personas ciegas no les dicen nada. La iniciativa es curiosa, el video con personas ciegas contentas tocando las cúpulas de sus hamburguesas con manos pulcras, pero el promo que he encontrado, no explica nada.

Por si a alguno le llega esto de otra vía y nadie le explica la cosa, transcribo seguidamente, o mejor traduzco al Español los carteles que aparecen en el video.

Y OJO, o MANO: Fue una experiencia, me malicio que publicitaria, tal vez como los pintxos accesibles de recordada historia en nuestra España profunda.

WIMPY una de las cadenas de restaurantes de comida rápida más querida en Sudáfrica, quiere que las personas ciegas y deficientes visuales sepan que ofrecemos HAMBURGUESAS BRAILLE en todos nuestros restaurantes.

Así que enviamos esta noticia de forma especial a las tres grandes Instituciones de personas ciegas.

Con la ayuda de nuestros chefs en WIMPY, hemos usado las semillas de sésamo para crear Braille en los panes de las hamburguesas.

Cada mensaje contenía una descripción del menú que estaban a punto de comerse.

“100% beaf burger hecha para tí”.

Estamos seguros que ha sido un gesto mínimo, pero para la gente que usa sus manos como si fueran sus ojos, fue la primera vez que pudieron hacer algo más que solamente probar su comida.

PUDIERON VERLA.

Lo disfrutaron tanto que les motivó a escribir sobre ello en sus periódicos, boletines y publicaciones así como en algunos mails escritos con ayuda de lectores de pantalla como este:

(se puede oír el mensaje en la banda sonora)

Así que habiendo hecho solo 15 hamburguesas Braille, nuestro mensaje se extendió a más de 800000 discapacitados visuales. haciendo que sepan que WIMPY es un lugar donde todo el mundo puede sentirse como en casa.

Y aparece finalmente el logo de la cadena en Braille Grado 2 inglés y se convierte en letra estándar.

Las imágenes muestran a los cocineros en plan artesanal pegando las semillas de sésamo con pinzas a los panes, horneando y luego varias personas ciegas felices tocando las hamburguesas antes de comerlas.

Aquí el video.

Post visto 638 veces.

Cocineros y "Cocinillas"

¡Manda chipirones!

Llevo dos días siendo bombardeado por amigos, por GOOGLE, por el móvil, por mi prima Marta, por casi todo el mundo. En mi condición de ciego, todos me piden opinión sobre el “pintxo accesible”, que un renombrado cocinero Donostiarra, luego de 15 días de estrujarse las neuronas, inventa para solaz de los prebostes locales de la ONCE.
Cierto es que, como escribía un amigo en la lista de BrailleVivo, una lista de correo donde nos juntamos los pocos nostálgicos que seguimos defendiendo aún contra viento y marea (y conste que a veces la marea tiene nombres de gran empresa del software y todo), el Braille como único sistema de lecto escritura inventado para los ciegos, cierto que “a ciertos personajes hay que echarles de comer a parte.”
Y eso debe ser lo que movió sabiamente las neuronas. El refutado cocinero Andoni Luis Adúriz, bien no estaba informado de que los ciegos podemos comer de todo, y si no que le pregunten a algún amigo Donostiarra con el que más de 100 pintxos “normales” me he comido, bien ha visto pocos ciegos, o los que ha visto, son de esa clase de mandatarios que mi amigo sabe que necesitan comer a parte. El caso que el esfuerzo neuronal, bien justifica un oropélico premio otorgado “a ciegas”, por los mandamases de la ONCE local.
No es la primera vez que ocurren fenómenos similares. Es conocida la “paella ciega”, o de “señoret”, donde una vez más se trata de equipararnos a los ciegos de a pie con los señoritos o prebostes. Es ésta una paella en la que todo el marisco y lo pelable se pela, y/o todo lo deshuesable se deshuesa, para que “el señoret” no trabaje, o para que se comporte como ciego, o como lo que se estereotipa del ciego.
Seguramente, el ciego que llegue a cualquiera de los lugares que adopten el tal “pintxo accesible”, o incluso al sitio donde el refutado Donostiarra inventor cocine, no encontrará una carta en Braille donde leer la variedad de pintxos que se ofrecen al paladar en Donosti y, para ser justos, en muchas otras ciudades y pueblos de mi querido Norte.
Es seguro que a un cocinero ciego, le costaría mucho preparar ciertos pintxos cuando ninguna de las latas ni envases que utilice sean legibles para él, porque no están rotuladas debidamente en el sistema que conoce y practica para leer y para escribir; el Braille.
Seguro que muchos ciegos preferirían comer menos pintxos accesibles y tener más acceso a la cultura, sin tener que pagar los nuevos cánones que los que comen a parte se inventan y que están haciendo día a día que ser ciego en este país cueste más que no serlo.
Pero eso es lo de menos: si queremos ser ciegos limpios e integrados, antes que leer y escribir, hemos de estar limpios. Seguramente limpios por dentro y por fuera. Y como para vivir limpiamente se precisa comer, cómase limpiamente. Este pintxo es la solución. Se come, se coge a mano, no se necesita recipiente y además no mancha. El problema va a ser que no podrá tener variedades porque “el pintxo accesible”, ya está inventado y es de chipirones, pan y queso. ¿O no?
Ideas:
Tómese “Pintxho accesible” como prefijo, e inventen los demás cocineros:
“Pintxo accesible de alcaparras con berros y espárragos de tudela sujetos por foie ultracongelado.”
Con lo del foie se logra sujetar la alcaparra y el espárrago y aunque sufra el diente, el ciego no se mancha. EL berro se deja suelto, que no pasa nada si se cae.
“Pintxo accesible de anchoa de la escala desaceitada entre suaves mediasnoches aromatizadas al alcohol de ahazar.”
O sea: bocatita de anchoas escurrío y con un poco de colonia de las manos de la parienta,.
En fin: sin más ideas, busquemos con fruicción el tal “pintxo accesible” y alimentémonos sin mancharnos.
En una ocasión, en un restaurante Donostiarra (siento la casualidad) afincado en Madrid, estábamos varios amigos ciegos comiendo, y no precisamente a parte. y degustábamos varios aperitivos mientras libábamos cerveza uno, chacolí la otra, vinillo aquél, y hasta agua alguno.
Acercose el maestro cocinero a preguntarnos acerca de nuestras preferencias sobre la hechura de los chuletones que íbamos a masticar como plato principal, y reparando en mí, que siempre alguien repara en mí no sé si por lo gracioso que resulto o por lo evidente que resulta que soy ciego, me dijo con gracia:
– ¡Amigo! ¿Usted cómo quiere la carne. Poco hecha, al punto o pasada?
… y reparó como para sí mismo pero en alta voz:
– Claro que como Usted no ve, no le importará en lo absoluto el punto ¿verdad?
Antes de que me diera tiempo a contestar, un gran amigo catalán, un hermano, que ocupado estaba comiendo una oronda y verde aceituna, encaró al maestro y le espetó:
-¡Oiga! ¿Sabe que están excelentes estas gambas que me estoy comiendo? ¿Son de huelva o de Rentería?
Es ciertamente increíble lo que la mente humana puede llegar a lograr en procesos constructivos. Nuestra propia evolución así lo demuestra. Pero es tristemente tremendo lo que puede llegar a lograr la estupidez humana.
Particularmente, y esto es pura militancia ideológica no contagiosa, jamás pediré en Donosti ni en ciudad alguna el “pintxo accesible”. Es más: cuando me pille de humor, preguntaré si lo tienen para pedir que me pongan cualquier cosa menos eso. Al menos prometo hacerlo mientras tenga memoria histórica del dichoso hecho del pintxo.
Y procuraré comer a parte de los que comen a parte, no sea que me peguen la estulticia y acabe manchándome de tinta negra de esos chipirones que reparten cada día entre los que comemos juntos.

¡Eterna gloria a la vasca cocina!,

y tratamiento psiquiátrico a los problemas coyunturales causados por cocineros, seguramente mal aconsejados por “cocinillas”.

NOTA FINAL:

Todo atisbo de posible animadversión hacia el cocinero en cuestión, debe desterrarse de este articulillo. Es el conjunto de hechos al que critico y no al cocinero ni a su cocina.

Post visto 2435 veces.