#SHARESATFOOT por favor

Hace tiempo que he empezado, sin mucho éxito aún, una campaña medio en solitario que se llama #SHARESATFOOT como se conoce en twitter y al igual que el título de este post.

A todos nos gusta que se nos lea, y para algunos además es negocio, lo que además de lícito y hermoso, los tiempos cambian a pesar de todas las Sindes y los «Machos» que en el cine han sido y serán, es una costumbre sana y totalmente acorde con el espíritu 3.0 y los sucesivos que nos obligarán los constantes y sonantes cambios de versiones.

Las herramientas que la red pone a nuestra disposición para tal efecto no son pocas, y muchas de ellas son gratuitas. El efecto es que nos pegan cantidades de etiquetas en sitios determinados de nuestros posts o páginas para instar a la gente a divulgarlas en los más populares foros sociales como FaceBook, Twitter, Tuenti y muchos otros.

Nada que objetar, faltaría más, al respecto. Yo mismo tengo una batería de botoncitos de este tipo  en este blog, AL FINAL de cada post.

Luego están los métodos para puntuar los posts, que se suelen hacer con estrellas  y que también suelen colocarse por arriba, cerca de los títulos.

En fin: lo normal hoy en día es ver el titular, y a veces incluso antes de la entradilla en medios de comunicación, se avista toda la batería botonera social y calificadora.

Hay dos cosas que motivan el intento de esta campaña, #SHARESATFOOT, que espero perdure:

De una parte, las personas que leemos con dispositivos de voz, hemos de tragarnos toda la botonería, a veces larga y prolija. Los que solo miran las páginas, verán esos botones y poco más, bajo el título, al lado de él…. Pero nosotros tenemos que leer todo su contenido adicional, no siempre cuidado puesto que son en muchos casos Plug Ins que se insertan en los sitios y que vienen dados por otros productos, muchas veces en inglés.

Así que si el titular de algo es, por ejemplo,

«Citan a declarar al ladrón de Bagdad por el reciente robo de diamantes en el museo central»,

y al titular se le colocan las baterías de botones y calificadores, uno que escuche la web podría tener un monólogo, antes de escuchar el cuerpo del post, del siguiente tenor:

 

«Citan a declarar al ladrón de Bagdad por el reciente robo de diamantes en el museo central. This page have been shared 394 times. Califica esta página, una estrella, dos estrellas, tres estrellas, cuatro estrellas, cinco estrellas… Pincha aquí, una estrella, dos estrellas, tres estrellas, cuatro estrellas, cinco estrellas… Calificiaciones, una estrella 12, dos estrellas 15, 3 estrellas 45, cuatro estrellas 22, cinco estrellas 30…. Share this on facebook. Share this on twitter… sé el primero en difundir esta noticia, compártelo en Google`dándole un +1. Compártelo en menéalo, share it on DIGG. tweet this page,»

Bueno: esto solo es un ejemplo. Aquí ya vendría el cuerpo del mensaje. Por supuesto, todo este discurso, ya más largo que la literatura de este post, puede eludirse si vamos adelantando con tabulador o flechas pero aún así resulta tedioso y hay que acertar a la hora de llegar al principio del cuerpo del post.

Como comprenderán, a este pequeño grupo de personas que usamos la pantalla para leer sus hermosos artículos, todo este tema nos lo afea.

La segunda razón, con todos mis respetos a Nielsen y los demás, es de pura justicia editorial a la par que una cuestión de usabilidad.

Yo, y como yo supongo que muchos, apoyaremos y compartiremos con gusto entre nuestro círculo algo que nos resulte interesante. Así lo hacemos con los libros, una vez leídos, con las películas, una vez vistas. Realmente es raro que apoyemos algo que aún no conocemos, salvo que divulguemos por ejemplo que que se va a publicar un libro sobre la vida del toro de OSBORNE, o que por fin, Belén Esteban se prepara para presentarse a las próximas elecciones, pongo por ejemplo.

En la mayoría de los casos, insisto, uno comparte lo que ha visto.

Por eso en este blog y afortunadamente en algunos otros, estas baterías de botones y calificadores se ponen abajo. Así, si nos gusta algo lo compartimos una vez leído.

Ya. Me dirán los del diseño que lo otro llena más los ojos. Incluso será cierto que luego de leer algo de 3 pantallas uno vuelva a subir al título para compartirlo. Y también es cierto que «Rayuela existe» y que es un ejercicio sano mover el ratón o el trackpad.

Pero ¿me negarán que es más lógico lo que propongo? Título, entradilla si la hay, cuerpo, y luego lo demás.

Es más agradable y más cómodo para muchos, en particular las personas ciegas, es más usable y más elegante.

Doy las gracias públicas desde acquí a @SERVIMEDIA, la agencia de noticias sociales de la ONCE y su FUNDACIÓN, quien, atenta en Twitter, esta mañana nos ha tenido en cuenta y ha prometido mirar el asunto ante una de nuestras recomendaciones de #SHARESATFOOT. Es gente con sensibilidad que se toman las cosas en positivo y constructivo, como lo son en la mayoría de los casos.

Espero que lo mediten y al menos lo tengan en cuenta.

Y aquí, justo al final, mi batería de SHARES. Son para usar 🙂

3 comentarios en “#SHARESATFOOT por favor

  1. Muy bueno Enrique! Tomo nota para aplicarlo en nuestras Webs.

    De todas formas, muchísima gente comparte sólo por el titular, esto de no leer es un vicio muy arraigado.

    Abrazos!

    1. Gracias: Es una campaña que llevo hace tiempo pero que no está teniendo repercusión. Ciertamente hay gente que recomienda por solo el titular pero no te imaginas lo que las personas con lectores de voz tienen a veces que hacer para llegar al titular. Para que además luego tengan que aguantar toda la ristra de shares. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve esta sencilla fórmula: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.