>El KNFB Reader Mobile

>

Un Lector para ciegos en un móvil de Nokia

Gracias a Pedro Zurita que nos ha cedido este artículo para su difusión.

Una de las innovaciones tecnológicas que en cualquier parte del mundo las personas ciegas o con disminuciones de vista serias aspiramos a tener es un dispositivo muy portátil de lectura de materiales en tinta cuyo precio no sea prohibitivo. Esa maravilla ya no es una utopía, aunque lo del coste abordable esté aún en gran parte en el terreno de los sueños.

Es, pues, comprensible que hace unas semanas todas las listas de Internet relacionadas con la discapacidad visual difundiesen una nota de prensa que se publicó tras la presentación en Washington, la capital de EE UU, de la última versión del lector portátil ideado por Raymond Kurzweil en cooperación estrecha con la NFB (Federación nacional de Ciegos), que ahora está integrado en el modelo de móvil de Nokia, N82, de novísima generación.

Confieso que al leer el anuncio, me imaginé inmediatamente de qué se trataba. Me movilicé sin dilación para poder compartir con las muchas personas interesadas en el mundo de habla española información que situase este aparato en dimensiones objetivas.

Ante todo, creo que es justo decir que no nos enfrentamos a un móvil con un software lector para ciegos, si no que tenemos ante nosotros el software de lectura para ciegos en un modelo de móvil que tiene las características de capacidad informática adecuada y está dotado de una cámara fotográfica capaz de responder a las exigencias básicas del lector portátil para ciegos. Ese lector portátil se llamaba cuando se presentó hace unos tres años KNFB Reader y se componía de una PDA (Personal Digital Assistant) y de una cámara fotográfica externa de pequeñas proporciones. En la PDA, que es en realidad un ordenador en pequeño, se metía el software que Raymond Kurzweil había elaborado para esta finalidad específica. En enero de 1976 Raymond Kurzweil había presentado, también en colaboración con la NFB, un dispositivo pionero de lectura para ciegos cinco mil veces mayor que la unidad que personas ciegas y periodistas pudieron contemplar en enero pasado. El modelo nuevo se llama KNFB Reader mobile. Es seguro que en los próximos meses aparecerán móviles de Nokia o de otras marcas que puedan ser candidatos a la aplicación del software en cuestión. El nuevo lector está previsto para poder leer notas en una reunión de trabajo, menús en restaurantes, billetes, la inscripción de un envase de un producto alimenticio, etc. La información correspondiente aparece en la pantalla en tipos grandes y con buen contraste para facilitar su lectura por parte de las personas con disminuciones visuales graves. La letra de lo leído con él se presenta con una fuente tipográfica diferente de las informaciones que el móvil exhibe por sí mismo.

Un lector de textos para ciegos tiene algunos elementos esenciales: un dispositivo que capta la imagen que se quiere leer; un programa OCR (Optical Character Recognition) que es un programa informático que transforma las imágenes captadas en letras y signos de puntuación, y una fórmula de presentación a la persona ciega del texto interpretado por el programa OCR. Lo más común es que esta salida final sea en voz sintética o en Braille mediante uno de los dispositivos de reproducción en líneas que van apareciendo y desapareciendo sucesivamente. Existen opciones de máquinas de lectura autónomas de manejo sencillo que contienen todos los elementos que acabamos de señalar. No obstante, lo más común es que se utilice un escáner que se conecta a un ordenador en el que se instala el programa OCR y que en el caso de las personas ciegas tiene además un programa revisor de pantalla que da la información requerida en voz sintética y/o en Braille.

En el KNFB Reader Mobile todos los componentes necesarios están incorporados en el móvil Nokia N82. ES indudablemente un avance notable respecto a la primera versión, pero, naturalmente, el software estará siempre en proceso de perfeccionamiento. La captación de la imagen por la cámara requiere una cierta pericia de uso.

El NFB Reader Mobile utiliza la voz artificial Eloquence, que es la que emplea JAWS. Sé que el CIDAT de la ONCE va probar esta nueva versión del lector portátil, al igual que ya lo hizo con la primera opción con PDA y cámara. La firma estadounidense K-NFB Reading Technology, Inc. está muy interesada en la adaptación del dispositivo para lenguas distintas del inglés y tiene un representante en Europa.

El N82 de Nokia está dotado del sistema operativo Symbean, mide 50 por 100 milímetros y pesa 113 gramos. Ese modelo es compatible con los softwares parlantes TALKS o Mobile Speak, los cuales son autónomos respecto al OCR del KNFB Reader Mobile y son esenciales para disfrutar de las numerosas ventajas que posee este móvil concreto: navegador de Internet, programa de correo electrónico, lector de MP3 y GPS, por ejemplo.

Es oportuno que concluya esta nota diciendo algo sobre su precio. Es lamentable que los productos específicos para ciegos tengan un coste elevado debido a que el mercado a que van dirigidos es muy pequeño y diversificado. No obstante, las cosas para llegar a ser algo muy útil han de pasar por sucesivos estadios intermedios. Las unidades que empezaron a distribuirse en Estados Unidos a mediados de febrero cuestan aproximadamente mil trescientos euros, sin un revisor parlante para móviles.

Ojalá este ingenio se convierta en un aparato realmente útil en nuestra vida cotidiana y pueda llegar a adquirirse a un precio mucho menos elevado que ahora.

Pedro A. Zurita Fanjul

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve esta sencilla fórmula: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.