Archivo de la categoría: Software Libre

Si quieres aprender sobre Apple, “MANZANILLA”

Luego del taller “Morder la manzana“, que impartí en DONOSTI con apoyo grande de la  Asociación Guipuzcoana de deficientes Visuales  AGI y de la Fundación Tecnología Social, el sábado 16 de Marzo de 2013, impartiré, con ayuda de Bernabé Martínez y otros entusiastas, un taller en Madrid. Dejo aquí los datos para que, los que estéis interesados, vengáis. Nos lo vamos a pasar muy bien perdiéndole el miedo a las cosas de la manzana, y tanto es así, que al final del taller seguro que ya pensamos en “Manzanilla”, como algo conquistado. SIn duda el poder dar rienda suelta a nuestra capacidad de comunicación con equipos tan pensados para la gente como los de Apple, nos será beneficioso.

 

“Manzanilla”

Taller de introducción al uso de equipos y dispositivos Apple con accesibilidad

¿Dónde?

Casa de Castilla La Mancha 
Calle Paz, número 4, primer piso 
28012-Madrid

¿Cuándo?

El Sábado 16 de Marzo de 2013 de 10 a 14:30h 
De 16:00 a 18:00 tiempo para consultas individuales.

Objetivo:

Dar a conocer los dispositivos y sistemas operativos de la marca Apple a todas las personas. Estos dispositivos son muy fáciles de utilizar y no siempre es conocido. Lo que es peor: hay personas que no se atreven o les da pereza introducirse en estos temas porque piensan que “no sirven”, o que “son muy complicados.” 
En particular, se hará hincapié en la facilidad de uso para personas con necesidades diversas, personas ciegas, y con dificultades de movimiento.

Ponente:

Enrique Varela Couceiro. Presidente de la Fundación Tecnología Social. Experto en accesibilidad y usabilidad:

Temas a tratar:

  • Sistemas operativoss APPLE y sus diferencias con WINDOWS.
  • Accesibilidad mediante VOICE OVER (Comandos textuales).
  • Iniciación y utilización del MAC.
  • Utilización del iPhone desde la experiencia de usuarios.
  • El Ipad en el ámbito educativo y de la formación.
  • Propuesta de conclusiones.

Sesión de consultas:

Entre las 16:00 y las 18:00, en otra sala del mismo complejo, Enrique Varela y otro especialista, atenderán consultas puntuales de los asistentes.

¿Quieres quedarte a comer?

En la misma casa de Castilla-La Mancha, existe un restaurante de precios reducidos, 16€ menú aproximadamente, donde, si lo deseas, puedes quedarte a comer para luego usar la tarde en tus consultas a los expertos. Eso sí: Si lo vas a hacer, mándanos un mensaje de correo a info@fts.org.es) y pon en el asunto “COMIDA MANZANILLA”. Así podemos prever sitio y ayudas posibles.

Cómo llegar:

Situarse en la Puerta del Sol. Haciendo esquina con el edificio del Gobierno de Madrid (donde está el reloj, se toma la Calle Correo, que hace casi esquina con Calle Mayor. Se continúa por Calle Correo, por la acera de la derecha. A unos 100 metros, y siguiendo de frente, se cruza la Plaza de Pontejos. Una vez cruzada esta plaza y siguiendo en línea recta, comienza la Calle Paz. A 10 metros, está el número 4, justamente enfrente del antiguo Teatro/Cine Albéniz. En la 1ª planta está la Casa de Castilla La Mancha, donde se celebra el evento.

¡Te esperamos!

Post visto 2221 veces.

Hasta pronto Ricchie; nos vemos en otro Kernel

No recuperados aún de la muerte de Steve Jobs, nos sorprende el fin de semana pasado la desaparición de Dennis MacAlistair Ritchie, co-creador del sistema operativo UNIX del lenguaje de programación C, entre otras cosas.

No voy a reflejar aquí todo lo que, pinchando en el nombre en este mismo post, podéis ver en la Wikipedia. Pero sí, huyendo de las comparaciones siempre odiosas, reflejar mi pena por la i9njusticia que supone que los telediarios del mundo, los twitteros de la blogosfera, los periódicos en papel o digitales, dedicasen tan poco a una persona como Richie en comparación con otras.
He esperado pacientemente para intentar encontrar reportajes, noticias, para ver si en algún estado de EE.UU se declaraba el “día de Richie”, y visto que no parece haber reacciones más allá de los cuatro nostálgicos de siempre y de los “enterados”, dicho en el mejor de los sentidos, dejo acá mi humilde tributo a la figura de este científico capaz, en los años 70, de crear bases que, en esencia, no han cambiado en tanto tiempo y sin las cuales, no lo dudéis, no existirían probablemente ni el MAC, ni el iPhone ni WIndows ni muchas otras cosas.
En el mundo de la tecnología para ciegos, por ejemplo, no hubiera sido posible el famoso “Braille ‘n Speal”, cuya programación era íntegra en C. Sobre C para MS-DOS se realizó en España el primer transcriptor de Braille para impresoras, que llamamos COBREA, y sobre UNIX funcionaron los primeros sistemas que la ONCE implantó en sus oficinas.
Sobre UNIX se basa Linux y también sobre UNIX funciona todo el sistema de ventanas de MAC; Sí, amigos: el actual MAC OS Lion funciona con un corazón UNIX y más de algunas cosas escritas en C.
Y para los que oigáis eso de la facilidad de transporte entre máquinas que ofrecen lenguajes como JAVA, sabed que las máquinas virtuales JAVA, en su mayor parte, están escritas en C.
Sería interminable citar lo que a estos pioneros se debe y contar cómo sentaron los pilares de lo que actualmente disfrutamos pero dejándolo aquí y solo con un ejemplo más de equipos conocidos por mis habituales lectores, reproductores DAISY como el Victor Reader y desde luego el Milestone, están altamente basados en principios en los que Richie participó como creador.
Dejo aquí mi modesto homenaje a él y siento esa pérdida romántica que todos los que hemos estado en BBSs, que usamos FTP antes de Internet, que fuimos administradores de sistemas UNIX y comprendimos rápido el Linux, hijo natural del primero, sentimos en estos tiempos cuando se nos van los verdaderos padres de la historia actual de las TIC.

Post visto 600 veces.

He vuelto a la jaula

Son varios los artículos que parece van a ir seguidos acerca del iPhone, y lo son porque a parte de constituir un hito en la historia de la accesibilidad como ya hemos reseñado en este blog, y a parte de ser el teléfono más accesible para algunas personas con diversidad funcional, es el teléfono que tengo, y sobre él escribo algunas cosas para que los seguidores de este sitio puedan tomar sus decisiones antes de decidirse por un terminal móvil.

Cuento aquí mi experiencia de libertad, que tuvo lugar durante apenas 4 días. Desde el día que hice el Jailbreak al iPhone hasta que me cansé.

La experiencia pasa por horas de mirar programas, aplicaciones, de “cuelgues” de un terminal que sin Jailbreak no se me colaba nunca, y por otras vicisitudes.

Así es: Hice el Jaibreak como describo en este artículo, y me puse muy contento. ¡Al fin libre! ¡Al fin poder descargar cosas que Apple no tiene en el Appstore y que seguro son muy interesantes!

Y me puse a experimentar: Primero ponerse el CYDIA que es el repositorio equivalente al Appstore pero fuera de la jaula, y primera decepción: el CYDIA no es accesible con el Voice Over del iPhone, por lo que una persona que no vea nada, directamente puede olvidarse de la libertad soñada.

Bien, aunque yo puedo apañarme, decidí probar con el ICY, que es una alternativa a CYDIA que tiene los mismos programas porque tira del mismo repositorio. Y ahí tuve más suerte porque es mucho más accesible; realmente es accesible 100%. Las descargas son fáciles de hacer y todo parece funcionar bien.

Luego a aprender: Unas aplicaciones dependen de otras y no siempre está claro, salvo que leas bien (y has de hacerlo en inglés pronunciado con voz española si es que usas Voice Over), bien y detenidamente, las advertencias que no siempre salen en las aplicaciones y que te informan de que para hacer funcionar, por ejemplo, el 6 icons doc, que sirve para poner 6 iconos en el doc en vez de 4, necesitarás impepinablemente la winter board, que viene siendo una consola que interpreta y entiende ciertas aplicaciones y las hace funcionar.

Al cabo del tiempo, te encuentras con bastantes aplicaciones que ni te has enterado que has instalado y lo que es peor; alguna de ellas se cuelga y te lo advierte, y te inicia el iPhone en modo a prueba de fallos….. Total: que eso parece Windows. 🙂

Aprendí también que no es tan fácil desinstalar, porque como existen esas dependencias, aunque el instalador te informe que una aplicación tiene, por ejemplo, cuatro dependencias, yo no supe encontrar en la lista de las instaladas, cuáles son, de forma que a veces es imposible desinstalar cosas, y encuentras los escritorios llenos de iconos inútiles.

En mi experiencia buscando, vi muchas aplicaciones que tienen que ver con el tuneado del teléfono. Cosas que en el iPhone “legal” no están, como poner fondos de video que consumen recursos por un tubo, aumentar el número de iconos del doc con lo que el dedo tiene que estar muy ducho para pulsar el adecuado, cambiar colores, hacer el doc transparente….

Y encontré muchos juegos que la verdad me han llenado de nostalgia como el QUAKE y el Wolfestein 3D.

En utilidades, dado mi nivel no demasiado alto en informática actual, si vi muchas cosas para desarrollo y algunas que me interesaron como un terminal VNC para poder controlar el Mac desde el iPhone y viceversa.

Pero al instalar esta aplicación, cada hora o así, recibía peticiones de conexión de un servidor remoto que me daba mucho miedo y al que siempre prohibí.

Recibí tal cantidad de cuelgues en esos días que empezaba a cansarme, pero el sumun ya fue cuando los iconos del escritorio y del doc, empezaron a cambiar de nombre para el Voice Over y se llamaban trozos de programa o así como “vnmag label 30129348” en vez de “mensajes”, por ejemplo.

Ese día, que fue el cuarto, decidí realmente volver a ser prisionero de Apple; puede que gozase de menos libertad, pero realmente mi teléfono sería más estable. Puede que encontrase menos tuneos, pero mi Voice Over hablaría lo justo. Es posible que tuviera que pagar unos céntimos por algunas aplicaciones, pero serían estables, fiables, se almacenarían en mi iTunes y en mis back ups a través de Time Machine.

En fin: ¡que uno es un acojonáo! a lo que se ve. Y revertí el proceso.

Una cosa es liberar el teléfono de compañía, y otra convertir un sistema robusto y estable como el del iPhone en un Windows XP corrupto que se cuelga y demás. Como una de las razones de pasarme a Mac una vez que lo hicieron accesible era precisamente la estabilidad, al margen de bugs que también tiene y que sus detractores aumentan con lupas desmesuradas,decidí volver a la jaula. Eso sí; con mi VODAFONE de toda la vida.

Post visto 582 veces.

Probamos el HTC Magic

Seguimos con cal y arena

El gigante GOOGLE sigue creciendo, alimentado por buenas políticas y por la enorme red de redes sociales que ha creado en torno al conocimiento. Es el exponente claro de la nueva era del conocimiento compartido; del ágora de las ágoras; de INTERNET en su mejor sentido.

Ahora, con el sistema operativo GOOGLE ANDROID, que hemos probado en el terminal HTC Magic, llegan ya de pleno a los bolsillos de quienes quieran, gracias a meterse literalmente en un terminal telefónico hecho a su imagen y semejanza, con su sistema operativo que si bien fue creado por la propia GOOGLE, ahora está en manos de la comunidad..

Corrieron ríos de megabytes hablando de la posibilidad de que GOOGLE crease su propio teléfono pero no; aliados con otros, lo que han hecho es dar a la comunidad una base para enriquecer el ANDROID, que será un istema operativo orientado a móviles muy compativle con muchos terminales por su arquitectura y versatilidad.

He probado el HTC Magic que promociona VODAFONE, en la esperanza de que algún día o mes, con los trabajos del citado en este blog TV Raman, el ANDROID llegue a ser accesible, pero lo he probado sin nada de accesibilidad, ayudándome de una lupa y gracias a que tengo un cierto resto visual. La foto de hoy en cuanto a accesibilidad para personas ciegas y otras, es ZERO.

En la mano, es un terminal agradable de tener, con una bola, similar a las de los ratones de Apple, y ocho teclas, dos de ellas para el volumen. Lo demás es pantalla táctil que por su arquitectura se ensucia rápidamente con las huellas que vamos dejando con los dedos, por limpios que estos estén.

Por temas relativos a patentes, el HTC Magic es un teléfono con pantalla táctil sin más: no podemos encontrar en él gestos, ni la distinción entre uno, dos o tres o cuatro dedos, como ocurre con los dispositivos de Apple. Pero es sabido que las relaciones de Apple y GOOGLE no son de lo mejor, así que nos quedaremos con táctil a secas de momento.

A pesar de ello y con ayuda del tacto, se pueden hacer muchas cosas porque la interfaz, en general, está bien planteada. Odio desde luego el teclado en pantalla que, en posición vertical (este teléfono puede verse en dos posiciones, panorámica y vertical), es dificilísimo de usar. Alguien tendría que inventar algo mejor para los teclados en pantalla, no solo para personas con diversidad funcional, sino para todos. ¿Qué sentido tiene reproducir el QWERTY que además no es ergonómicamente el mejor en una pantalla en la que no puedes colocar los dedos sino ir eligiendo letras? Supongo que se hará por familiaridad con lo que venmos en los teclados del ordenador pero con todo y eso, no me parece la mejor solución.

El navegador, siendo este un teléfono basado casi exclusivamente en Internet y más exclusivamente en herramientas GOOGLE, deja mucho que desear, es muy pobre en cuanto a recursos, no tiene applets ni add ons para todo…. De forma que uno se pierde muchas cosas de la web como ciertos vídeos y demás.

Solo tiene una conexión física USB, por la que puede cargarse de música, videos y demás, incluyendo la carga de la batería que, para el consumo que puede dársele con GOOGLE MAS, bajando videos a nivel streetview, con el uso de la antena GPS incorporada, con el Bluetooth encendido, no me parece que dure poco.

Echo de menos información: Hay una guía rápida y constantemente se hace referencia a un manual en PDF que no he conseguido encontrar en la red hasta ahora.

En fin: Algo que las personas ciegas aún no podemos utilizar.

Pero hay esperanza, al menos dos grandes esperanzas ahí enseguida:

La primera es que ANDROID es un sistema abierto en el que la comunidad está trabajando duramente y en varios frentes, de forma que es un sistema vivo y los trminales que lo admitan, terminales vivos y dinámicos por ende.

La segunda, que nos afecta más a las personas con diversidad funcional, es que se está trabajando mucho por realizar la accesibilidad de ANDROID, y cuando GOOGLE decide dar la de cal, la da y bien blanca y pura.

Así que seguiremos informando puntualmente.

Post visto 866 veces.

Puntualizaciones sobre software libre de David Picón

Este artículo fue publicado por David Picón en el curso de un debate en la lista TIFLOCLUB. Le pedí permiso para publicarlo, y una vez obtenido éste, aquí va el artículo en cuestión:

¿Qué significa “free software”, en qué sentido es libre, y por qué motivos me parece un concepto relevante?

1. Libre o gratis.

Free software es una expresión que da lugar a equívocos en inglés. Por este motivo surgen otras fórmulas para llamar a lo que viene siendo en realidad la misma cosa: open source, e incluso libre software (del francés o el español). De ahí ciertas abreviaturas como FOSS or FLOSS: free/open source software, or free/libre/open source software. La ambigüedad no es algo buscado sino accidental: no hay una palabra en inglés que signifique libre pero no gratis, sin introducir otros matices (en su día se propuso liberated software). Para entender esto sólo hay que ir a la base documental del software libre, y un buen principio es siempre la GPL (general public licence, licencia pública general). Ahora mismo no tengo por aquí la versión 3 y última, pero la versión 2, aún aplicable a la mayoría del software libre, nos sirve igual a estos efectos. En el segundo párrafo del preámbulo, salimos de dudas a este respecto:

When we speak of free software, we are referring to freedom, not price. Cuando hablamos de “free software”, nos referimos a la libertad, no al precio.

Un típico dicho de Richard Stallman, creador del movimiento del software libre, es que free software se aplica en el sentido de free speech (expresión libre) no free beer (cerveza gratis).

2. El significado de la libertad.

El tema de la libertad no es tan simple como pudiera parecer. Voy a poner un ejemplo que a mi me lo aclaró mucho la primera vez que lo leí, porque yo en su día también tenía una visión bastante absoluta de lo que es la libertad.

Pongamos un bosque en los EEUU, y en Finlandia. En los EEUU, el propietario del bosque tiene la libertad de vallarlo, y nadie puede entrar en él contra su criterio. Puede defenderlo de intrusos incluso con fuerza armada, etc.
Esta es una forma de libertad. Pongámonos en Finlandia, donde los bosques no se pueden vallar, y hay un derecho universal de caminar por ellos, recoger setas y vayas, utilizar la leña caída, y, en general, una serie de derechos universales de uso en favor de toda la sociedad. Esto también es una forma de libertad. Si no salimos del ámbito abstracto de la libertad podemos encontrarnos con gente diciendo que en los EEUU no hay libertad en materia de bosques y otra gente diciendo lo mismo sobre Finlandia.

¿A qué viene esto? La libertad, por lo menos en sociedad, no puede ser un valor absoluto, y elegir unas libertades u otras, por mucho que nos lo pueda parecer, no es una decisión neutral.

3. Las libertades del software libre: concepto negativo de libertad.

Las libertades del software libre se han repetido hasta la saciedad. Son 4, numeradas (como los arrays en C) del 0 al 3: 0, utilizar el programa para cualquier propósito; 1, estudiar y adaptar el programa para cualquier propósito (requiere código fuente); 2, redistribuir copias; 3, mejorar el programa y distibuir las mejoras. Esta lista de libertades está en este sitio. que es la página en que se define el software libre. Este modelo de libertad no es universal, igual que la libertad de caminar por los bosques, o de vallarlos, no es universal. Es una decisión que no es ni puede ser neutral, y hay otras formas de concebir la libertad del software (sin ir más lejos, la libertad de explotar el software comercialmente en cualesquiera términos resulten económicamente más ventajosos).

Sin embargo, esta concepción de libertad tampoco es arbitraria. A mi juicio es una concepción útil y, al margen de que un programa determinado sea mejor o peor, en igualdad de condiciones yo siempre me quedaría con un programa libre frente a uno que no lo sea. Personalmente estoy dispuesto a utilizar programas libres incluso aunque no sean exactamente equivalentes en funcionalidad, como quiera que se mida eso, porque creo que tienen ciertas ventajas desde el punto de vista social y colectivo, pero cada persona tiene que hacer a este respecto sus propios juicios de valor (igual que cada estado decide si se puede o no caminar libremente por los bosques).

Estos conceptos de libertad son todos negativos. Con ello me refiero a que son libertades en sentido anglosajón, a hacer sin intromisiones de terceros.

La libertad de usar el programa para cualquier propósito significa solamente que nadie lo impedirá, no que alguien lo vaya a hacer posible. La libertad de estudiar y adaptar el programa significa que cada persona puede hacerlo, no que alguien vaya a adaptar el programa por ellos, aunque requiere de la imposición positiva de distribuir código fuente. Hay algunas personas que son de la opinión de que estas libertades, por negativas, son ilusorias: de que sirve la libertad de ejecutar un programa si no es usable para una persona, accesible para otra, internacionalizado en el idioma de una tercera? Estas personas, a menudo desde el mundo de Apple, dicen que la verdadera libertad, la que le importa al usuario, es la de ejecutar un programa funcional, que satisfaga sus necesidades. Aparte de que lo de discutir sobre la verdadera libertad es la forma más rápida de meterse en debates abstractos que no llevan a ningún sitio, he de decir que esa libertad positiva simplemente no es factible: no puede haber un programa que satisfaga las necesidades de todos sus usuarios potenciales, por mucho que el autor ponga todo de su parte. Como un programador amigo mío solía decir:

la siguiente versión vendrá con un pony incorporado.

4. Relevancia de la idea del software libre, para el programador y para el usuario.

¿Por qué son estas libertades importantes? ¿Por qué Richard Stallman, y no sólo él sino muchos otros programadores famosos o anónimos, han insistido tanto en construir un mundo en el que, cuando menos, tengamos la opción de un entorno basado enteramente en programas libres?

Esta pregunta tiene diferentes respuestas para diferentes perfiles de persona, o para organizaciones (empresas, gobiernos, pymes).

Para un programador, como Eben Moglen ha dicho al respecto, el software libre constituye la mayor biblioteca técnica del planeta, con la que una persona puede progresar desde la ingenuidad hasta el estado de la técnica, con total libertad. Ya sólo por eso tiene un gran valor. Además, contribuye a evitar la tan típica reinvención de la rueda, ya que un algoritmo bien implementado puede utilizarse por otros programadores siempre que estén trabajando también en software libre. Por último, funciona como un mecanismo de promoción, y sirve para agregar el trabajo de muchos, que bajo un sistema tradicional de gestión nunca podría realizarse dados los costes de fricción.

Para un usuario doméstico, no nos vamos a engañar, lo que impera son las libertades 0 y 2, es decir, poder usar el software y redistribuirlo, lo cual implica un cierto grado de gratuidad. Pero además, aunque de forma más subsidiaria, el hecho de que los programadores puedan trabajar libremente y de forma distribuida en los proyectos libres es algo que acaba teniendo sus ventajas para los usuarios. Un claro ejemplo es la i18n y l10n, en que los proyectos libres sacan grandes ventajas, pudiéndose traducir a idiomas minoritarios que un operador comercial no podría permitirse.

Para pymes o empresas más grandes, está el factor de la gratuidad, pero más aún, la posibilidad de evitar quedar atado a un monopolio que acabe utilizando sus datos como un rehén. Casos claros son los de Office, o incluso Internet Explorer, que pueden hacer que una empresa acabe siendo completamente dependiente de Microsoft, y no pueda migrar sus sistemas fácilmente. Es cierto que mucho de esto puede resolverse con standards abiertos, pero no es menos cierto que los operadores comerciales que producen y distribuyen software propietario son extremadamente reacios a implementar este tipo de standards de forma correcta e interoperable.

Lo mismo es aplicable a los gobiernos, que han de añadir a sus preocupaciones la necesidad de archivar datos a largo plazo, e idealmente disponer de soberanía cuando tomen decisiones sobre su propio software. Para un gobierno, el depender de una entidad comercial extranjera supone ciertos riesgos.

A efectos de gratuidad me parece poco acertado decir que implementar el software libre no es gratis porque requiere gastos de formación. ¡Acaso la operación de windows viene programada genéticamente? Sin ir más lejos, cada vez que tengo que echar una mano a un usuario de Windows Vista, me encuentro bastante perdido, y tengo que buscar soluciones en Internet, porque no tengo mucha idea de como está organizado el sistema. Una migración a software libre requiere formación, igual que una migración a una nueva versión de software propietario, o la introducción del software a un campo (como la
educación) en el que prácticamente no estaba incluido. El único interfaz intuitivo es el pezón, todo lo demás es aprendido. Lo que es cierto es que a los costes de formación del software libre no habrá que añadir costes de licencia por cada usuario, cpu, fase de la luna, o cualquier factor que se le ocurra cobrar a una empresa. Lo que es cierto es que los costes de soporte técnico son más bajos para programas cuyo código fuente es público, y no una caja negra que sólo puede ser observada y comprendida por empresas que hayan pasado por caja, y por tanto repercutan estos costes al usuario, si no se trata de soporte que es simplemente monopolístico, y dado por una única empresa.

5. La libertad y sus inconvenientes.

Hay algunos estudios interesantes sobre la estructura económica del software libre, y sobre el sistema de incentivos que genera en los programadores. En particular hay un estudio que recomiendo: Copyleft – the economics of Linux and other open source software, escrito por Mikko Mustonen. Este estudio muestra que en campos en que el coste de implementación es suficientemente bajo, el software libre se impone desde el punto de vista de eficiencia económica.

Al margen de estos estudios más o menos abstractos, es cierto que el software libre tiene una estructura de incentivos en cierto modo problemática, porque hay una sobrerepresentación de ciertos colectivos con la consiguiente infrarepresentación de otros.
Fundamentalmente, por la estructura de incentivos del software libre, los programadores, las grandes empresas, y últimamente los gobiernos, tienen una representación quizás excesiva, frente a las pymes y los usuarios domésticos.

Software libre y minorías.

Hay gente que dice que el software libre sólo puede servir a necesidades mayoritarias, que no funciona en nichos. Ya que en muchos casos los programadores actúan de forma voluntaria, o a cargo de grandes empresas, las necesidades de pequeños grupos de usuarios no forman parte del proceso. A este respecto he de decir que, si bien solía pensar que había cierta verdad en esto, cada vez pienso que es una crítica más desacertada.

Primero, porque la experiencia es que el software propietario tampoco sirve a las minorías. Pongamos el tema de la i18n del que ya hablé con anterioridad. Nosotros tenemos la suerte de hablar un idioma con cientos de millones de hablantes, pero si hablásemos algún otro idioma más pequeño encontraríamos mucho más difícil acceder al software propietario en él. El software libre no es perfecto en este sentido, si nadie se inmiscuye en la traducción es probable que nunca se realice, o que queden errores graves.
Pero es mucho más probable que una traducción llegue a buen puerto, entre otras cosas porque cualquier persona puede hacerla. Aquí está a mi juicio la
clave: el software libre sirve mal, o simplemente no sirve, a minorías que por cualquier circunstancia no pueden o quieren participar en el proceso de desarrollo. Creo que este es uno de los motivos por los que falta accesibilidad en gnu/linux, porque la comunidad de usuarios en general no puede o quiere participar.

Como siempre digo, yo no estoy por dar sermones, y soy el primero que reconozco que debería hacer un esfuerzo mayor por predicar con el ejemplo y colaborar más con estos proyectos, pero si no lo hacemos nosotros, es poco probable que otros lo vayan a hacer.

6. Soluciones. La dialéctica en acción: recuperando libertad a costa de gratuidad, o un inciso sobre esta contradicción.

Hace ya bastante tiempo, en noviembre de 2007, realicé una propuesta a la FSFE (Free Software Foundation Europe) al hilo de corregir algunos de los inconvenientes que vienen dados por la estructura de incentivos del software libre. La propuesta (en inglés) está en esta página, y no se trata de reproducirla aquí íntegramente, pero creo que merece la pena dar una idea sucinta de la misma.

En el caso del software comercial propietario, el usuario tiene una cierta influencia en tanto que puede comprar o no comprar el software, y una empresa guiada por la maximización de beneficios intentará satisfacer sus necesidades al menos de forma suficiente para que el usuario pague. En el mundo del software libre los recursos no son tanto dinero como tiempo y código, por lo que los que realmente tienen influencia son los programadores, y aquellas entidades suficientemente grandes como para contratarlos. Las pymes y los usuarios domésticos quedan fuera de este juego. La propuesta de FUSD consistiría en una fundación que agregase los pagos de los usuarios para hacer modificaciones determinadas al software libre, liberándolas después bajo la licencia correspondiente para uso de todos. Así mantendríamos la libertad del proyecto, a costa de la gratuidad para aquellos usuarios que quieren modificaciones específicas.

Cuando se me preguntó por qué razón un usuario pagaría por una modificación que va a liberarse bajo la GPL en el futuro, se me ocurrió que es el mismo motivo por el que un usuario paga por un programa propietario pudiéndolo piratear:
conveniencia, tiempo, seguridad. Además de que si un usuario necesita una modificación, el disponerse a pagar una pequeña cantidad a agregarse con las de los demás usuarios aumentaría la probabilidad de que la modificación se realice, y se realice pronto. La fundación se encargaría de agregar los pagos, pero los usuarios serían los que elegirían a los programadores a contratar, y las modificaciones que quieren que se realicen. Contratos modelo y una cláusula arbitral asegurarían la eficiencia y seguridad jurídica del sistema. Por desgracia o suerte, mi propuesta no tuvo una recepción demasiado positiva (ni demasiado negativa). Aunque hubo gente que pensó que era una buena idea, de la idea a la implementación va una gran distancia, especialmente con los requisitos necesarios para instituir una fundación. Sigo pensando al día de hoy que un mecanismo de este tipo sería muy positivo para el software libre, pero no parece que vaya a hacerse realidad en el futuro próximo.

7. Conclusión.

Espero que estas puntualizaciones sirvan de ayuda a aquellas personas que tuviesen alguna duda sobre el software libre, lo que es, lo que significa, y por qué motivos algunos pensamos que sí que importa. Quizás me haya extendido demasiado, pero el leer unas cuantas intervenciones al respecto (no sólo en esta lista) me llevó a la conclusión de que algo de información sobre el tema no vendría mal.

Acabo con la cita que inspiró a Stallman:

Si no tú, ¿quien? Si no ahora, ¿cuándo?

David Picón

Post visto 579 veces.