Apple: Las prisas nunca fueron buenas

¡Qué tiempos aquellos!

Logo Apple en negro

Con el advenimiento de esa nueva APPLE que anuncia a bombo platillo y manzanazo el gram Tim Cook, depositario del legado de Jobs que, a parte que se está terminando no se puede aplicar si uno no es Jobs, parece que está llegando un verdadero cambio en Cupertino.
Es pronto para decir, y no seré yo quien me moje, si esto es el principio del fin, o de un cambio drástico en los manzaneros. Pero (y no solo por lo que esté pasando estos días sino hace unos dos años) sí se ve que Apple parece fijarse más ahora en el reloj que marcan los mercados (Asiáticos sobre todo) perdiendo una de sus referencias importantes: La orientación total hacia el usuario final.
Esto es regla de oro en cualquier negocio, hasta los pequeños, en los Estados Unidos donde son los verdaderos amos del marketing y donde un empleado suele ser una persona efizac, que sabe de lo que habla, que te atiende profusamente pero sin hacerse pesado… una persona que lleva en su ADN la política de hacer que vuelvas y hacerte la vida agradable, que eso al fin al cabo es el REAL BUSINESS.
Y este conjunto de acciones encaminadas a la fidelización fueron tomadas muy en serio por la Apple de JOBS que, aunque tuvo fracasos estrepitosos, supo estar siempre a la altura de su target: la persona que le compra.
La llegada del IOS8 parece haber marcado un punto de inflexión (ojalá no un punto sin retorno) en las políticas de la gran manzana mordida.
Con las prisas de moverse al ritmo que marquen las costumbres (dos keynotes al año la de antes de verano y la de después, etc.) y con la competencia pisándole los talones, con el legado de Jobs agotándose, Cook y los suyos parecen haberse puesto nerviosos.
De forma que los fallos de seguridad y de estabilidad, los problemas en general, les han asaltado.
Llevo tiempo oyendo a desarrolladores quejarse de la aceleración, la falta de cohesión, la incomprensión hacia sugerencias, el trato y otros temas que les preocupan y que les ponen también nerviosos o generan tensión.
También hace tiempo que leo y escucho a gentes expertas en estos temas de mercados y grandes empresas, hablar de la próxima decadencia de Apple.
Yo no deseo eso ni mucho menos: Apple nos ha proporcionado a todos muchas horas de satisfacción, su marca ha sido nuestra, hemos tenido el sentido de pertenencia, hemos pensado que nuestro MAC o iPad o iPhone es algo exclusivo siendo un objeto con réplicas millonarias, hasta nos hemos hecho de la secta (bueno no todos) y, eso no tiene parangón, hemos sido más productivos y hemos trabajado de forma más cómoda.
En el ámbito de la accesibilidad, las personas ciegas, sordas o con temas relacionados con el movimiento y la destreza de los miembros superiores, hemos tenido una época dorada y completamente nueva: No hemos tenido que pagar extras porque los dispositivos Apple nos hablen o nos faciliten la comunicación a nivel interface.
Y todo esto es motivo suficiente para felicitar (no tanto agradecer que al fin y al cabo business es) y ponerse al lado y colaborar con empresas que tienen esta visión abierta del negocio, toda vez que su TARGET es el universo mundo.
Sin embargo, hace unos meses y más de forma acusada con la carrera vertiginosa para liberar el IOS8, las cosas están cambiando: Aparecen versiones con fallos que muchos calificamos de BETAS sin pulir, hay cuelgues, y en el terreno de la accesibilidad, algunos usuarios tienen la sensación que Apple ha dejado de interesarse por el tema.
No debe ser así. En mi opinón la cola de preferencias de cosas a arreglar en Cupertino pasa primero por la seguridad y luego por la estabilidad de los sistemas. La accesibilidad no ocupa el primer lugar y a lo mejor hasta es lógico que así sea; no somos un mercado tan numeroso.
El caso es que si hay fallos para todos, para las personas que usamos las opciones de accesibilidad de Apple la cosa está siendo caótica.
Las personas ciegas han hecho incluso una llamada o convocatoria de acción denunciando ante el propio Tim Cook los fallos que en este caso son cruciales como no poder escribir con teclados externos, problemas con el Braille y las voces, poca estabilidad, cuelgues múltiples en aplicaciones, y desde el Blind Access Journal se llama a la participación en una campaña a las personas ciegas para tratar de frenar este chorreo de problemas que están afectando a personas que, no solo tienen sus derechos reconocidos, sino que pagan como las demás a la empresa de la manzana mordida.
He elegido el logo en negro para este artículo porque en efecto: lo veo negro. Nada me gustaría más que equivocarme y rectificarme a mi mismo en este blog y donde fuera necesario pero tengo que decir que a día de hoy, si antes tenía dispositivos para ser ágil y trabajar en igualdad, hoy tengo “cajas de sorpresas” cuyo comportamiento es errático y azaroso. ¿A qué me recuerda este retroceso? Empieza por W y acaba por 3.1 95 98 XP, VISTA… 😉
Que la fuerza acompañe a Apple y a nosotros. Y que si no le acompaña, que la fuerza nos proporcione alternativas al menos tan buenas como lo fue Apple hasta hace poco.

Post visto 1170 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve esta sencilla fórmula: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.