Mi primer año con #Balú

Balú y enrique en foto de carnét Primera foto en casa el 20 de Noviembre de 2017 cuando la entrega de #BalúHoy, y casi a la hora en la que escribo este post, se cumple un año de que la gente de @roncescan me entregaron, luego de un tiempo de entrenamiento, a #Balú, mi perro guía que desde entonces me acompaña.

Fue, como he explicado en otros posts, un paso ciertamente atrevido en mi vida ya que ni soy amante de los animales (tampoco contrario, claro) ni jamás había tenido perro.

Así que no sé cómo explicar el cambio que he dado en este año. Yo he cambiado y #Balú también, de forma que hemos ido, a través de los meses, formando un equipo de inseparables.

Conocemos cada gesto, nuestro humor, cómo estamos, cómo es el día. Pero tengo que admitir que hoy entiendo cosas que contaban de los perros en general y de los perros guía en particular que me parecían leyendas y pasadas de la gente que ama tanto a estos animales.

Cosas como que él siempre está dispuesto a trabajar, a ser mis ojos, independientemente de cómo esté el día, de cómo esté de cansado…

Cosas como que ha aprendido perfectamente los lugares donde suelo ir y no tengo que decirle nada, salbo que la ruta sea diferente.

Cosas como que está por acá a mi lado haciendo compañía a una persona que, como yo, vive sola y trabaja en casa.

Cosas como lo que cambia la autonomía de moverse con un bastón (poner todos los sentidos en que no pase nada) y moverse con #Balú, sabiendo que no va a pasar nada y por tanto, poder pasear, ir rápido,menos rápido, por un camino o por otro, sin problemas.

Cosas como lo bien que se adapta #Balú a mis circunstancias y está conmigo quieto y sentado debajo de una mesa redonda donde tengo una reunión, debajo de una mesa cuadrada donde tengo una ponencia, en un restaurante, sin pedir nada ni dar la lata a los demás, relacionándose con todo el mundo y “quedándose” con todos.

Cosas como lo bien que se viaja con él porque  se adapta a trenes, autobuses urbanos y de los otros, metro, tren de cercanías, taxis, coches… Y lo bien que se adapta a las circunstancias como pasarse un fin de semana a pie de stand en una feria, viendo gente, haciendo networking…

Cosas que yo, como escribía arriba, no me terminaba de creer cuando otros las contaban.

Tengo que reconocer que #Balú se ha adaptado a mi más que yo a él; que es mucho más altruista que yo, que me entiende y me respeta. Yo hago lo que puedo pero pienso muchas veces que es menos de lo que él hace por mi.

Hoy hace un año que se quedó para siempre en mi vida, y, como me decían los expertos; “una vez te acostumbres, lo echarás de menos si falta y será parte de tu vida”. Y sí; lo segundo es cierto porque  todavía no he tenido que viajar a ningún sitio donde no lo llevase.

Todo mi respeto, mi cariño y mi amistad a mi compañero que ya forma un equipo inseparable conmigo.

Y gracias siempre a RONCESCAN PERROS DE AYUDA por haber adiestrado a un perro tan a mi imágen y semejanza. Está siendo maravilloso y espero que dure muchos años.

Post visto 51 veces.

#BlackFriday ; Viernes realmente negro para personas ciegas con Yoigo

otra vez más ha ocurrido. ¿os suena eso de que se actualiza una APP y de repente algunas personas como las personas ciegas nos quedamos “dobles ciegos”? 😀

Pues ha pasado otra vez. En esta ocasión la empresa propietaria ha sido @Yoigo que ha actualizado su APP para IOS y ANDROID, y ha perdido toda la accesibilidad que tenían las versiones anteriores.

Si hasta ahora las personas ciegas podíamos leer nuestras facturas, saber cuántos datos nos quedaban etc., desde esta nueva actualización no podemos saber prácticamente nada: Los botones o no dicen nada o están etiquetados por defecto, muchas partes de la pantalla no son accesibles…

Yoigo, llegados al #BlackFriday, y seguramente sin intención alguna, nos han aplicado el BLACK a las personas ciegas y se han adelantado al Friday 😉 😊.

Y una vez más afloran cosas que representaré, para ser corto y contundente, solo en una lista con viñetas.

  • Falta concienciación RSC. 
  • Las APPs se diseñan sin contar con el usuario final LA PERSONA, EL CLIENTE.
  • No hay obligación de cumplir la legislación vigente en materia de accesibilidad  universal
  • Se sigue creyendo que lo BONITO no puede ser ACCESIBLE y no es cierto.
  • En los repositorios de APPs, la accesibilidad  no solo no puntúa, como es el caso de los buscadores, sino que tampoco se menciona.

Solo queda apelar a la responsabilidad de las gentes de Yoigo y que “Piensen y no discriminen” por causa de las condiciones funcionales de los clientes finales.

No es cosa que los clientes, al no poder ver nuestros consumos y tener poco o nada de acceso a nuestros datos, nos pongamos a pagar en una suerte de Euros no accesibles para la empresa, que cobren pero que no puedan hacer efectivos.

No. Es cuestión de responsabilidad social corporativa, y hay muchas entidades, funteso entre ellas, que se dedican a que la tecnología realmente empodere a las personas.

¿Quieren corregirlo? Seguro que es fácil si se tiene en cuenta a TODOS los clientes y sus circunstancias. Y seguro que a más tenerlo en cuenta, más clientes y más satisfechos.

Post visto 56 veces.

BuzzClip Un vestible ultrasónico versátil, bonito y no demasiado caro

La tecnología cuando se hace con sentido y este es “sentido común”, cuando se basa en cuestiones reales y en necesidades reales de los beneficiarios a los que va dirigida, puede realmente no solo ser interesante como en otros casos, sino también claramente de utilidad.

Son muchas cosas las que afortunadamente se producen para las personas ciegas. Para ayudarles en su deambulación, en la lectura, en la orientación…

Gracias a TENYUS SocialWare, he podido probar estos dias un producto interesante basado en la ecolocalización, el BuzzClip de IMERCIV, una empresa Canadiense que, basándose en la ecolocalización como apuntaba, ha desarrollado un equipo con un emisor y un sensor de ultrasonidos y un sistema de vibración que se puede fijar fácilmente en cualquier lugar en la ropa y ayuda enormemente a la deambulación.

Hay otros equipos similares y con diferentes funciones. He visto bastones con estos sensores en la empuñadura como el UltraCane, y vestibles en forma de pulsera, como la SUNUBAND.

Dejo aparte otros equipos basados también en el ultra sonido pero menos eficaces y los bastones láser, cuyo sistema es diferente y que tiene problemas que quizás comente en otro post. También dejo dispositivos láser en forma de linternas que también son capaces de detectar obstáculos y mostrárselos a las personas ciegas mediante vibraciones.

El UltraCane dispone de dos sensores receptores que detectan obstáculos fente al usuario y lo más peleagudo para las personas ciegas; los obstáculos con los que podemos chocar con la cabeza como ramas, toldos y otros.

La SunuBand es una pulsera con un sensor receptor que ha de ir alineado con el dedo pulgar y que también detecta obstáculos en un radio de 2 o 3 metros pero que,en contra del bastón UltraCane, no diferencia cuándo un obstáculo está arriba o delante. Esta pulsera además tiene otras funciones y aplicaciones y se puede conectar al móvil para hablar ciertas funciones como brújula y ayudarnos a buscar sitios en combinación con aplicaciones GPS.

El BuzzClip, ha elegido otra vía;  han puesto un simple sensor y receptor de ultra sonidos en un clip que podemos fijar en cualquier lugar de nuestra ropa, obteniendo resultados diferentes.

Así como los bastones limitan el uso de esta eco localización al uso de este elemento, no siendo compatibles con el perro guía, por ejemplo, a no ser que llevemos perro en una mano  y bastón en la otra, y las pulseras como la SUNUBAND dependen mucho de la posición del brazo, BuzzClip se comportará diferente según el lugar del cuerpo donde vaya colocado.

Es muy pequeño y fácil de manejar. No tiene nincuna aplicación asociada y solo dispone de dos botones y de un hueco para el cable de carga USB.

El dispositivo se abre como una pinza y dejando el sensor hacia afuera, cosa fácil puesto que el sensor tiene una forma cilíndrica y sabemos a dónde apunta, el lado contrario nos transmitirá las vibraciones mediante una especie de taco de goma que preferentemente debemos poner en contacto directo con nuestra piel.

Como todos estos dispositivos, la distancia al objeto se mide en la cantidad de vibraciones que emite. Es algo muy similar a los sistemas para aparcar coches que pitan más veces cuando estamos a punto de rozar el vehículo o el obstáculo que tenemos detrás o delante de nuestro coche.

Buzzclip tiene 3 alcances: 1 metro, diseñado para interiores, 2 metros, intermedio, y 3 metros para lugares más abiertos.

Su formato en clip, permite sujetarlo donde más nos convenga: En el cinturón, en una manga corta de una camisa, en una manga larga apuntando también a nuestro dedo pulgar, y quizás la más popular; en la botonadura de cualquier prenda a la altura del final del externón o un poco más alto, según las preferencias.

Este dispositivo también detecta obstáculos en altura, dado su radio de alcance, pero, al ser un solo sensor, y a diferencia de lo dicho con respecto al UltraCane, no permite distinguir si un objeto está enfrente o encima de nosotros.

Como todos los dispositivos mencionados detecta obstáculos y no escaleras.

BuzzClip se enciende apretando un botón. En este momento recibimos vibraciones que nos indican el estado de la batería, que por cierto dura 10 horas contra las 3 de la SunuBand, y las difíciles de determinar del UltraCane que lleva alojamiento para pilas normales.

Una vez encendido, determinamos con otro botón el alcance del sensor receptor: 1, 2 o 3 metros.

Lo fijamos, y ya podemos empezar a caminar con perro o bastón o por interiores sin utilizar nada. También podemos tomarlo en la mano y escanear con nuestro brazo haciéndonos una idea de los posibles obstáculos alrededor.

En algunos videos, y no lo he citado antes, he visto el Buzzclip sujeto a zapatillas, pero no he tenido ocasión de probar su eficacia en esta posición.

Una cuestión curiosa y que depende mucho del precio bajo de este equipo, es que podemos adquirir dos o tres o más, y colocarlos en diferentes partes de nuestro cuerpo para tener una panorámica que se puede interpretar con entrenamiento, de los obstáculos en un determinado lugar. Imaginemos dos en las mangas cortas y una en el cinturón justo en medio de nuestro cuerpo. 

He tenido oportunidad de probar largamente BuzzClip con mi perro guía en exteriores y la verdad es que es un complemento altamente interesante. Voy completamente seguro que no tendré problemas con los obstáculos y mi perro, pero BuzzClip me ha evitado algún toldo o rama que Balú, como todos los perros guía, no detectan.

Además, como complemento es ideal dado que tranquilamente paseando con el perro, se pueden seguir elementos que podemos tener a nuestro lado. Poner el BuzzClip en la manga derecha de una prenda corta, por ejemplo, nos indica muy bien las puertas abiertas, entradas de fincas, o cruces, muchas veces sin bordillo, en los que el perro no se para.

Y para estar muy seguros de obstáculos tales como toldos, una nueva localización del equipo: en una gorra. Esto nos proporcionará muchas menos vibraciones debido a la altura a la que va colocado, pero sí nos advertirá de estos obstáculos. Lo he probado y funciona. Y aún más eficazmente si lo ponemos en la visera de una gorra mirando hacia arriba. Claro es que en este caso, puede informarnos de objetos 3 metros por encima de nosotros como una terraza saliente en un edificio.

En fin y en general: Me ha parecido un complemento fantástico, versátil, con muchas posibilidades, y fácil de usar, que puede ayudarnos mucho en nuestra vida diaria.

Su precio es algo más bajo que la Sunuband, unos 240€ pero para los que les gusten las aplicaciones y perdonen el hecho de llevar la pulsera contra el de colocar el sensor donde uno quiera,a lo mejor no es significativa la menor cuantía del BuzzClip.

En cualquier caso y como siempre, para gustos colores. Si queréis saber más, en el propio post hay enlaces a TENYUS SocialWare.

Post visto 181 veces.

Balú y Enrique en foto de carnét

Balú y yo

Pre ámbulo

Hace algunas semanas, mi buen amigo Victor de Ron, de RONCESCAN Perros de Ayuda, me pidió un artículo para un blog que hablaría de perros en este sentido. Y me pasé de largo: No sabía que iba a ser un post normal de dimensiones normales y hablando de cuatro casos, así que escribí lo que sigue, que, naturalmente, quedó reducido en el post que se publica en Blog Snau.

Lo aderezo con alguna “fotico” de Balú conmigo y lo precedo de algunos links que se mencionan o que merecen estar en este preámbulo:

Victor de Ron en Facebook  Es una buena parte de la asociación que me proporcionó a Balú, mi durísimo y grandísimo  Balú, labrador retriever  de Abantueso.

RONCESCAN Perros de ayuda: La asociación que llevan Victor y Sonia y que proporcionan estos perros de ayuda tan especiales.

Ámbulo

Balú de cachorrillo
Balú de cachorrillo

Nunca había tenido perro en mi vida. De forma que no estaba acostumbrado a las múltiples cuestiones que hay que saber, que hay que vivir, cuando metes un peludo en tu casa, cuando compartes tu vida con otro ser vivo no humano…

Nunca había tenido perro; así que a mis 58 años, sabía, y esto lo tenía claro, que “no sabía”. Que de decidirme a compartir mi existencia con un “peludo”, el paso sería más que importante. Naturalmente recibí toda clase de bienintencionados consejos de personas allegadas acerca de esta importancia. Yo mismo me planteé y me documenté, y leí, y pedí estos consejos de personas allegadas.

Consciente de mi desconocimiento, pensé durante bastante tiempo acerca de esta apuesta que, sin duda, supone este cambio de vida.

Pero mi apuesta no era por poner en mi vida una mascota, sino un perro de ayuda. Si me decidí a dar el paso fue por necesidad funcional: Persona ciega parcial de nacimiento, hasta la mitad de mi cincuentena, me pude valer con mi resto visual sin problemas. Pero en la última época, en la segunda mitad de esta cincuentena, empecé a perder de forma rápida mi resto visual. Y aunque manejaba bien el bastón y otros elementos y trucos que las personas ciegas tenemos para nuestra movilidad y para nuestra autonomía personal, pensé, viendo a otras personas, que contar con la ayuda de un amigo perro, podría aumentar sensiblemente mi nivel de movilidad y por tanto de autonomía personal.

Y en este planteamiento se ponen en marcha los métodos típicos; la balanza que ponemos delante de nosotros con sus dos platillos de pros y de contras. El caso es que luego de un largo periodo de reflexión, pesó más el platillo de los pros y me decidí a compartir mi vida con un perro de asistencia. Un ser vivo especializado en guiarme por las calles, senderos y prados, por la playa y el campo, en transportes públicos y en general, en todos aquellos eventos vitales que requiriesen de movilidad ágil y eficiente.

Y di el paso: Tuve que elegir entre las diferentes alternativas existentes y, sin meterme ahora en profundidad en los elementos que calibré a la hora de la elección, me decidí por una asociación, RONCESCAN, donde el trato era humano para los humanos, perruno para los perros y donde, en cualquier caso, tu perro sería adiestrado para ti; pensando en tus necesidades y características.

Hay muchas otras alternativas válidas y en general, pasan por acudir a escuelas de perros guías que los adiestran y donde te los dan lo más adecuados a tus posibilidades. Pero el método de RONCESCAN, donde conocí a Balú, mi actual compañero de vida,me pareció más adecuado a mi forma de ser.

Así, en Junio de 2016 me puse en contacto con ellos, me entrevisté con Victor, me entendió, entendí más su filosofía de entrenamiento de los canes, y me comprometí a tener un perro de asistencia que me guiase, adiestrado de acuerdo a lo que su entrenador vio en mi forma de moverme, de estar, de ser.

Visita a Balú en verano de 2017
Visita a Balú en verano de 2017

En Diciembre de 2016 Balú salió de la familia de adopción y comenzó a ser adiestrado, Ya hacia la Semana Santa de 2017 tuve mis primeros encuentros con él, y nos fuimos conociendo. Y en verano de ese año pude realizar mis primeras tímidas salidas.

Adiestrado Balú ya en Septiembre de 2017, comencé mi periodo de adaptación. Porque , como he reiterado, nunca había tenido perro; y aunque lo hubiese tenido, adaptarse a un perro de trabajo, comprenderle y que te comprenda, lleva su tiempo.

El 20 de Noviembre de 2017 Balú entró en mi casa para quedarse. Razonablemente adaptados el uno al otro en materia de trabajo, quedaba lo que realmente para mi fue más duro; la adaptación doméstica, que sinceramente creo que fue más de mi a él que al contrario. Balú, lo sé ahora, estaba perfectamente preparado para vivir con un humano; comprendía y comprende a los humanos. Tal vez era yo quien estaba menos adaptado para comprender a los perros en general y a Balú en particular.

Puedo decir que el primer mes fue terrible; pero a partir de ahí, todo ha ido bien.

Al iniciar 2018, me sentía ya totalmente a gusto con él y hoy, a seis meses de convivencia intensa y diaria, puedo afirmar que es parte completamente de mi vida doméstica y funcional.

En lo doméstico, me he acostumbrado a su compañía que me es ya vital; vivo solo o debería decir vivía solo. A partir del 20 de Noviembre de 2017, tengo una compañía impresionante de un ser vivo que está a mi lado, que me deja trabajar (trabajo en casa) que se recrea conmigo en mis recreos, que vive mis buenos momentos y respeta los menos buenos (afortunadamente no ha habido nada malo en estos seis meses( y que, en fin, comparte mi vida.

De izquierda a derecha, Enrique, Balú y Victor, el adiestrador.
Entrenando con Bal´y y Victor

Y en lo funcional, cuando Balú viste su arnés y su correa, cambia totalmente de modo perro normal, podríamos decir, a perro de trabajo. Y entonces se produce el milagro; pasa a ser una verdadera máquina de trabajo y, lo que es totalmente interesante, es feliz trabajando.

Su trabajo, ya desde el primer momento, fue variado: Viajar de Madrid a Galicia, a Mojácar, moverse en metro, trenes y autobuses, aprenderse todos los sitios por donde suelo transitar…

Y trabajando, como he reseñado, es una auténtica delicia. Tendríais que verlo por la Gran Vía de Madrid, en Diciembre, llena de gente y de obstáculos varios, moviéndose y adelantando a las personas para ir a mi rápido paso.

Sería interesante poder contar cómo se adapta al modo senderismo y cómo me lleva por los bosques de mi Galicia, con lluvia y barro, con troncos en el suelo etc.

Y, en fin, me costaría contar en palabras cómo se mueve en cualquier situación.

Balú me ha cambiado, como me decían mis consejeros allegados, la vida por comleto. Y me la ha cambiado para bien.

Compartir la existencia con un ser vivo que depende de ti en algunos momentos pero del que tú también dependes en otros, es una experiencia enriquecedora y literalmente “te vuelve mejor persona”.

Pero además, y si solo nos atenemos al tema digamos funcional, el cambio de autonomía que supone poder ir a cualquier lado con toda libertad pero también con toda seguridad, no tiene precio.

Balú es un perro muy inteligente; toma decisiones por mi en las rutas diarias y en el 99% de las ocasiones, sus decisiones son las más acertadas. Y me refiero a cómo adelantar a un grupo de personas, cómo buscar una mesa, una puerta, una escalera, o cómo con solo decirle: “vamos a casa de alguien”, si conoce ya el destino, no tener que aportarle absolutamente ninguna instrucción más, por largo que sea el camino entre origen y destino.

Agradezco a la vida haberme dado esta oportunidad y a RONCESCAN, haberme proporcionado un perro a mi medida, una relación personal enriquecedora, una dedicación y seguimiento de mi evolución con Balú encomiables, y un trato, como dije, humano para mi, y perruno para él. Y sobre todo, haberme enseñado el nexo entre las dos razas; haberme enseñado a no humanizar al perro sino a volvemre yo perro para tratarle. Imagino que Balú tiene que abandonar de vez en cuando su condición perruna y comprenderme a mi como humano; estoy seguro que lo hace y que lo hace todos los días.

Nunca había tenido perro. Pero estoy bastante seguro que jamás me plantearé, a partir de esta experiencia, no volver a tenerlo.

Post visto 308 veces.

Del Optacon a Orcam; más de 60 años de tecnología exclusiva para personas ciegas.

En homenaje a Lorente

Quiero dedicar este post a mi buen amigo, de esos que casi no ves pero que cuando lo haces es una fiesta, José Luis Lorente Barajas, que a parte de mi maestro en estos temas de tecnología en general y tecnología dedicada a personas ciegas en particular, es un verdadero referente en tecnología para personas ciegas no solo en España, aunque probablemente muchos de los lectores ni tengan referencias de él. Una persona enteramente dedicada a su trabajo honrado y honroso durante más de 40 años, hijo de personas ciegas, gran comprendedor de nuestras necesidades y un visionario en lo tecnológico, aplicando las ventajas de la tecnología de su tiempo a la mejora de las condiciones de las personas ciegas.

Recuerdo a Lorente soldando con un soldador pequeño y una aguja, los delgadísimos hilos de la que llamaban “retina” del OPTACON. Un trabajo que si tenías que mandar el aparato a Palo Alto, California, te salía por un ojo de la cara la reparación, y conste que a las personas ciegas lo de los “ojos de la cara” también nos cuesta 😀 .

Lorente entendía el OPTACON como nadie desde el punto de vista técnico y observó los comportamientos de muchos usuarios ciegos de finales de los 70 y principios de los 80, sacando conclusiones muy acertadas sobre el comportamiento del tacto, la percepción cerebral y otros aspectos interesantes de la VISION TACTIL, que no es otro el aspecto que el OPTACON trabajaba.

Lorente entendía y entiende muchas cuestiones de la tecnología relacionada con personas ciegas y me ha hecho entender muchas otras. Por eso, en un post tan de retrospectiva y relación de tecnologías pasadas y presentes, he querido dedicar estas primeras líneas al gran Lorente: ¡Larga vida  a JL Lorente y mucha tecnología para todos!

Fundamentos del post

Ayer tuve la oportunidad de asistir a una presentación del dispositivo llamado ORCAM, del que hablaré algo en este post por relación de temas, pero de la que hice una grabación y los chicos de INFOTECNOVISIÓN un gran artículo sobre el producto, de forma que siguiendo el enlace tendréis una muy completa información.

Al llegar a casa, se puso a funcionar mi parte de “abuelillo”, y me puse a recordar qué tipos de tecnologías han existido a lo largo de la historia de la tiflotecnología y naturalmente, el ancestro era el OPTACON, que viene de Optical To Tactile Converter, o conversión de óptico a tactil.

Una de las primeras cuestiones que abordé en mi cabeza era que, naturalmente, OPTACON y ORCAM no son comparables en sus diseños ni principios aunque sí lo son en el propósito: Los dos nacieron para intentar que las personas ciegas tuviéramos acceso a materiales escritos en cualquier lugar. Así que me decidí a hilar un poco este tema para poner sobre el blog cosas curiosas que a lo mejor divierten a los lectores más o menos frikies.

No recordaba el precio del OPTACON pero lo encontré; eran unas 200000 Pesetas de la época, unos 1200€ que, contra los 4500€ que cuesta hoy el ORCAM, puede parecer mucho. Pero creo que el precio de los años 70 con los sueldos que teníamos entonces, suponía mucho más que el de hoy de ORCAM aunque sea éste mayor.

Conecté también rápidamente mis trabajos para Visión táctil Portable en la Universidad Complutense de Madrid entre los años 2010 y 2015, que pretendía desde una cámara dar también visión a las personas ciegas a través del tacto y no solo para leer; yo he llegado a identificar gran cantidad de objetos con el sistema.

El OPTACON fue sin duda una referencia importante en los trabajos de los neuro psicólogos y los técnicos del proyecto que, lametablemente y como muchos en esta pandereta nacional que nos toca, se han parado por falta de financiación.

Y con todo esto en la coctelera más la visita a la presentación de ORCAM, cuyos principios nada tienen que ver con el tacto, pensé en armar este post.

El OPTACON Optical to Tactile Converter

Foto de un optaconVoy a dar unas pinceladas técnicas del equipo mezcladas quizás con algún tipo de historias provenientes de mis recuerdos, para ir salpicando el post y que no resulte solamente una frikez 😀.

Para profundizar en el tema, hay un buen artículo sobre OPTACON en Wikipedia, donde podéis ver desde su historia, ancestros y demás, hasta su detalle técnico. La verdad es que es lo mejor que he leído de este equipo en mi vida. ¡Larga vida a Wikipedia! Y suerte para su nueva Wiki Tribune.

Basado en cantidad de estudios diferentes sobre el tacto y sus reacciones, empezando en la Universidad de Stanford en los 60, OPTACON acaba siendo una realidad en 1971  y se empieza a comercializar en ese mismo año vendiéndose hasta 1996. En estos 25 años de historia, se calcula que se venden unos 15000 en el mundo, lo que nos da una idea, luego tocaremos el tema, de lo que supone el mercado especializado de personas ciegas. 

Con el OPTACON y para su comercialización se constituye en Palo Alto la empresa TELESENSORY Systems INC. que fue adquirida en 2005 y parece que en bancarrota pero que dominó durante los años 80 y hasta mediados de los 90, el mundo de la baja visión con muchos más productos que el OPTACON.

Recuerdo muy bien de mediados de los 80 a la gente de TSI, viniendo a la entonces UTT, hoy CIDAT de la ONCE a “vendernos” sus impresoras, lupas y demás. Y recuerdo el primer ratón que utilicé en mi vida, de la marca Logitech, que se usaba para mover un sistema de aumento sobre sistema Operativo MS-DOS con una tarjeta gráfica extra. A esta cuestión le he dedicado hace tiempo un post en este blog.

Hay un buen artículo también sobre TELESENSORY Systems Inc. en Wikipedia.

Pero volviendo al equipo, el OPTACON se basa en una superficie matricial de 6X12 bimorfos piezoeléctricos que vibran entre 200 y 300 Hz reproduciendo lo que ve una cámara que ellos llamaban “retina”, que es una matriz de 6X12 fototransistores que reaccionan a la luz.

La RETINA iba provista de una lente óptica con Zoom y luz que tenía también unos rodillos para poder moverse con cierta libertad y comodidad por el papel.

El equipo, constaba de una caja con funda de cuero, donde se veía una superficie para poner la falanje del dedo índice que era estimulada por la vibración de los piezos. De la caja salía un cable, muy delicado, el que lorente soldaba, que acababa en la cámara compuesta por la retina y la lente. Al mover esta sobre el papel, se iban dibujando letra a letra y con movimiento, las formas tactiles de las letras o de cualquier otra cosa.

Era fundamental regular el zoom para que una letra nos cupiera en la falanje, y también regular la intensidad con la que vibraba la matriz y lo que llamaban el umbral; con cuántas líneas se representaba por ejemplo el palo de una letra “I” mayúscula o cualquier otra letra.

La cosa tenía tela, naturalmente; cuando uno tocaba la matriz por primera vez, lo único que sentía eran cosquillas. Hacía falta un entrenamiento dirigido por formadores para ir adquiriendo la habilidad de “entender” estos estímulos y “ver”, las letras. Entonces no se hablaba de ver. En cambio, yo recuerdo que hice el curso de TELESENSORY para formador en 1986 y tenía locas a las instructoras californianas porque  en media hora ya leía y era porque , simplemente me había olvidado de las sensaciones tacntiles y materialmente “veía” en blanco y negro las imágenes de las letras en la cabeza, como si mirase una pizarra. Con esto alcancé una velocidad respetable en dos días y aquellas señoras no lo entendían pero estoy convencido que fue la transposición de sentidos la que me ayudó a “entender” la cosa.

Cuando posteriormente trabajé en la Complutense en el tema de Visión Tactil, la cuestión era muy parecida aunque los actuadores tactiles eran muy diferentes y no voy a explicar el sistema en este post. La relación, eso sí, está en lograr la transposición de sentidos y realmente “ver” lo que tocas. O al revés; dejar de tocar para “ver” con el tacto.

No recuerdo cuánto duraba el entrenamiento de OPTACON pero eran muchas clases. Me acuerdo, en la sede de la ONCE en Madrid, en Prim, 3, del bueno de Leónides, que debió de ser uno de los primeros instructores de OPTACON. Y aunque no lo recuerdo, he encontrado un artículo en el archivo de El País, sobre “la presentación del  OPTACON en España”, que data del 27 de Mayo de 1977.

TELESENSORY no se ocupó mucho de la remodelación del OPTACON aunque sí llegó a haber un OPTACON II, más pequeño, portable y con una matriz más pequeña para hacer menos costoso el equipo. En los 90 hubo empresas que quisieron re tomar el proyecto. Realmente OPTACON ofrece aún a sus usuarios algo que ningún otro equipo ofrece aunque empieza a estar cerca: La lectura de cualquier material escrito que caiga en sus manos.

Conozco personas ciegas que interpretaban correctamente las portadas de las revistas con fotos, sin interpretar estas pero extrayendo lo importante, gentes que eran capaces de leer letra mayúscula escrita a mano, y verdaderos artistas como los pioneros de la informática para ciegos que usaban una lente especial para la retina que leía pantallas de ordenador. Todavia admiro a quienes eran capaces de con teclado, pantalla y OPTACON, hacer programas completos en COBOL con lo estricto y estructurado que es y sin ninguna ayuda para seguir el cursor de escritura.

OPTACÓN nació, reinó, se modificó y murió como la propia TELESENSORY, y como acaban de morir empresas como BAUM, históricas de la tiflotecnología, supongo que por el propio correr de la historia.

Quedan, como digo, usuarios de OPTACON que lo mantienen como oro en paño. Les costó mucho dinero (creo que la ONCE lo prestaba sin intereses) y les ha resuelto muchas cuestiones. Aún hay gente que lee los displays de las lavadoras, hornos etc, con el OPTACON.

Pero la historia sigue.

ORCAM

Foto del ORCAMComo apunté al principio, y con el artículo tan interesante enlazado, no voy a contar mucho de la historia de este dispositivo que no se haya contado ya. Solo quiero comparar que, al igual que OPTACON, ORCAM ha requerido de una tecnología bastante especializada en este caso en Machine Learning. Téngase en cuenta que ORCAM no se conecta a la nube y por tanto no manda información a ningún servidor.

ORCAM, pensado en principio para que las personas ciegas pudieran leer, dispone de una cámara, un procesador potente, memoria y se sujeta a cualquier tipo de gafas. Simplemente señalando un papel, comienza a leerlo sin guardar el resultado.

A partir de ahí, han hecho que ORCAM reconozca también colores, y hasta caras de personas, sabiendo si quien tenemos en frente es hombre, mujer, niño o niña, y pudiendo luego etiquetar a las personas que luego reconocerá no por la foto sino por las medidas biométricas que almacena.

ORCAM también puede reconocer objetos, y códigos de barras. Y en el futuro anuncian que podrá interpretar imágenes.

Realmente ORCAM viene de una gran empresa de Israel cuyo fuerte es el análisis de imagen en tiempo real para seguridad en la conducción y para conducción autónoma. Naturalmente, a partir de ahí, se ve claro que se puede evolucionar y aprovechar el sofware para usarlo con personas ciegas.

Probablemente, y a diferencia del PTACON, ORCAM usa tecnologías ya conocidas pero su gran éxito va a estar en el diseño ergonómico, el poco peso y la facilidad de uso. Aunque para determinadas personas sí se precisará entrenamiento, este es mínimo con respecto a lo que hacíamos con OPTACON, y desde luego, ofrece muchas más cosas que este equipo de los 70.

Alguna reflexión

Una larga historia de más de 60 años entre estos dos dispositivos y una cosa común al menos: El mercado de las personas ciegas es pequeño. Y con las actuales economías de escala, resulta difícil obtener productos de muy bajo coste a no ser que, como las síntesis de voz, se estandaricen tanto que al servir para más cosas, se venden masivamente y sus precios decrecen.

Ante la eterna discusión de si hace falta o no un conjunto de equipos o tecnologías específicas para personas ciegas, me atrevo a decir que sí; que hay muchas cosas y muchos servicios que personas con vista no precisan ni utilizarían. La más evidente es el Braille, que es un sistema de lecto escritura que una persona que ve no precisa para nada. Y podríamos escoger muchos ejemplos de servicios que para personas con vista no resultarían de utilidad como la descripción de imagen en tiempo real.

Y he escogido este último ejemplo para demostrar y demostrarme que no hay nada radical: las aplicaciones o los servicios de descripción de imagen en tiempo real no están pensados para personas ciegas sino que provienen de los análisis de imágenes empleados por ejemplo en temas de seguridad.

Y es lo que pasa: Hay tecnologías que, pensadas para personas con diversidad funcional luego sirven para otras, como la máquina de escribir o el teléfono, y tecnologías de uso general que tienen aplicaciones de gran utilidad para personas con diversidad funcional como las síntesis de voz. Y claro; luego está lo “mediopensionista”  😀

Y acabo el post con optimismo: Cada día son más las tecnologías que, desarrolladas para cualquier otra cosa que no sean las personas ciegas, nos sirven en nuestra vida diaria como los auriculares de conducción ósea, así que, en cualquier caso, si bien “cualquier tiempo pasado fue anterior”, que dicen Les Luthiers, el futuro tecnológico para las personas ciegas, será indudablemente mejor.

Post visto 187 veces.

Unos palos de la baraja tecnológica

Me ha alegrado generar algo de debate en alguna de las listas dedicadas a tecnología para personas ciegas, con el artículo anterior sobre lavadoras y otros sufrimientos.

Es, en definitiva, de lo que se trata; de escribir para compartir y compartir para aprender y generar debate positivo, sano y constructivo.

Pero no quiero solamente hablar de tecnología no accesible, que se usa mal, o que no está orientada a las personas. También se encuentran casos curiosos de tecnologías que, a veces sin demasiada reflexión, logran no solo popularidad sino que son super útiles para todos y en muchas circunstancias.

Otro día escribiré sobre tecnologías e inventos que, pensados para la diversidad funcional, han resultado de gran utilidad para TODAS LAS PERSONAS.

Pero hoy, viendo el AS de oros de la baraja de Heraclio Fournier, de VITORIA, cuya fábrica he tenido la oportunidad de visitar y que no viene a cuento, me he acordado de los palos como tecnología; de cómo algo tan sencillo como un palo, puede constituir algo de utilidad superlativa.

Son numerosas las tecnologías que prometen acabar con los ancestros tecnológicos que usamos las personas ciegas. Casi cada mes aparece una noticia de alguien que ha inventado algo para acabar con nuestro único sistema de lecto escritura, el Braille, y no hay mes que no veamos tecnologías maravillosas que acabarán con esa al parecer esclavitud horrorosa de tener que llevar perro guía o, sobre todo, bastón.

No puedo documentarlo; es más, esto es algo de mi pensamiento libre, pero me imagino a las personas ciegas en el antiguo Egipto, cuando dicen que eramos buenos en la agrimensura, determinando cuándo alguien había movido un mojón de sitio para ampliar su propiedad, portando un palo con mayor o menor técnica para orientarse; para determinar si ir por uno u otro camino. 

Es cierto que el bastón blanco actual se data en 1930 y que las diversas técnicas para llevarlo se han ido perfeccionando con el tiempo y con diversas escuelas no siempre coincidentes, pero yo conozco personas ciegas, incuiído mi abuelo materno, que portaban palos más o menos sofisticados para moverse por sus entornos. En el caso de mi abuelo Antonio ademàs, entornos algo difíciles ya que eran pueblos sin asfalto ni señalizaciones.

Aquí tenéis un artículo interesante sobre el bastón blanco que puede llevaros a otros artículos.

La inefable wikipedia también tiene un artículo sobre el bastón blanco.

En cualquier caso, y dejando a parte de este análisis los bastones con GPS y otras lindezas tecnológicas que nos ofrecen, un simple palo, usado con cierta técnica, nos sirve a las personas ciegas no solo para movernos con cierta precisión, sino también para ser identificados. Una de las principales ventajas es que las personas que caminan en contra, (dejando a parte las que van omnuviladas con sus móviles) se apartan de nosotros facilitándonos la deambulación. 

He aquí pues el primer palo.

Pese a lo que mucha gente cree, no hay un tal señor VILEDA que inventó la fregona. De acuerdo que es un invento “muy eshpañol y mucho eshpañol” (no se me despisten, M. Rajoy tampoco fue el inventor 😀) 

Fue un señor llamado Manuel Jalón quien además inventó la geringuilla deshechable, Logroñes él, quien tuvo la genial idea de unir un trapo y un palo y sacó de la postura arrastrada y de rodillas por los suelos de los limpiadores de suelos, generalmente limpiadoras, de esta postura tan esclava y degradante a la par que lesionante.

Por supuesto que hay ancestros de la fregona y el inventor oficial perfeccionó cosas que había visto, podéis documentaros también en la wikipedia sobre tipos de fregonas pero aquí tenemos el segundo palo de esta especie de baraja tecnológica que estoy componiendo hoy para divertirme y tratar de divertir a los lectores.

No tengo muchos datos, pero creo que mi tocayo Enric Bernat, debióo pensar mucho en lo que se manchaban los niños (y los mayores) al tratar de comer caramelos grandes sujetos con la mano (dicho sea con perdón de los adoquines y otras formas caramelísticas que en el mundo son), y tuvo la idea, una vez más un palo, de colocar un caramelo redondo en un palo e inventar el chupa chups.

Otra vez la península Ibérica y la inventiva y el dichoso palo. Tal vez haya que coger por los pelos la cosa e intentar una tecnología basada en la zanahoria, para seguir la cosa.

Pero el hecho es que Bernat se hizo de oro con el tema, que chupachups hay de mil clasees como sabéis, que de ahí derivaron las piruletas…

En fin: otro palo de la baraja tecnológica.

Pero cambiando de palo, con mucho respeto a los flamencos, claro, termino esta reflexión con el peor de los palos que conozco, y entiéndase el palo en primer sentido. No vamos a hablar en odiados palos, de los que nos dan de pequeños, de los que nos da la vida, etc. No; veamos ahora la estupidez humana hecha palo; la tontería tecnológica elevada a su máxima expresión:  Su majestad el PALO SELFIE, o narcipalo o muchas denominaciones más.

por mucho que se haya llevado premios de revistas y demás, aquí el autor, lo considera una de las estupideces tecnológicas más grandes que se han inventado nunca. Refleja perfectamente el ansia que tenemos por fotografiarnos, nuestro orgullo, y la incomunicación reinante en la era de la comunicación: “no voy a pedir a cualquiera que me haga una foto. Seguro que no maneja bien y el móvil y, lo que es peor, seguro que igual me lo roba y ¿qué hago?”.

De palos blancos y de palos de colores, de palos útiles y palos inútiles ha versado este breve y tecnológico aunque humanísimo texto.

Hablaremos más de tecnologías en futuros posts que reflejarán otros aspectos interesantes de cómo la tecnología nos puede ayudar o esclavizarnos.

Post visto 102 veces.

Lavadoras y otros sufrimientos

¿Personas al servicio de la tecnología?

Sigo asombrándome cada día de cómo las personas nos adaptamos a la tecnología que algunos, pensando en no sé qué cosas, diseñan para los pobres mortales. Y me asombra mucho más que no hagamos asociaciones ciudadanas para obligar a estos diseñadores a que hagan las cosas pensando en la normalidad de las personas, y no en nadie más que en ellos o bien en el hombre o la mujer perfectos.

No pretendo un 15M o 20J o 25 de Juliembre, para alzarnos en protesta contra estas cosas. Para esos movimientos ya hay causas más concretas o políticamente más protestables.

Tal vez estas cosas de las que voy a hablar, estos “sufrimientos”, son más motivo del trabajo paciente de personas y organizaciones que nos ocupamos, entre otras cosas escribiendo artículos, de intentar revertir la situación y pasar de “Personas al servicio de la tecnología” a “tecnología al servicio de las personas”.

Una de las cosas que me asombra, entre muchas otras y que suelo poner como ejemplo es la propia arquitectura o ergonomía de las lavadoras en Europa: Son de carga horizontal y quedan casi a la altura del suelo los bombos o cestos donde se echa la ropa. Además, al ser horizontales, no es posible ir hacia ellas con un cestillo y volcar toda la ropa sucia sino que hay que ir poniendo casi prenda a prenda. Y, claro está, acucliyarnos o arrodillarnos frente a la diosa de la limpieza textil.

Y ya casi desde abajo, si nos es posible, programarlas. 

Con nuestras secadoras pasa exactamente igual: de rodillas ante el milagro del secado.

Desconozco cómo se van adquiriendo estas costumbres de diseño y también por qué los usuarios no protestamos enérgicamente ante la situación planteada: Madres embarazadas, personas mayores, personas con discapacidad… tenemos que hacer posturas casi de baile si queremos introducir la ropa de pie porque  el bombo o cestillo nos queda demasiado bajo. Y si no podemos hacer la consabida genuflexión, pues lo llevamos francamente claro.

En mis viajes a la zona Americana en general, he tenido oportunidad de ver muchas veces las lavadoras de carga superior que allí se usan. Generalmente sobre ellas hay una secadora, de carga horizontal pero a una altura de más de un metro con lo que, primero, la ropa es fácil de volcar en la lavadora y segundo, cuando la lavadora termina basta con coger la ropa y subirla a la secadora.

Por supuesto que este sistema tiene también algún problema, tal vez el tener que asomarse y agacharse un poco para agarrar la ropa que se quede en el fondo, y algún otro que ahora no se me ocurre. Pero a mí, y pienso que a muchas personas, nos resulta mucho más fácil tanto echar la ropa como programar la lavadora con los botones que quedan junto a la tapa.

Las primeras veces que volvía de estos viajes, preguntaba por acá en las tiendas si había tales artilujios. En casi ninguna los tenían, donde los hay son prohibitivos, y además la respuestas de los dependientes suelen aludir a que las lavadoras americanas son peores, que destrozan la ropa, que no se me ocurra comprar eso…

Es solamente un ejemplo ilustrativo de cómo hemos de adaptarnos a tantas cosas, pero hay más y cito algunos brevemente:

El teclado QWERTY, el AZERTY y cualquier otro basado en ergonomía. Hay largas historias y muchas acerca de cómo y por qué se inventaron estos teclados. Pero no es ahora el momento de que me pierda en ellas. Lo que quiero reflejar en este apartado es que, siendo los QWERTY teclados diseñados para escribir con diez dedos y en posiciones determinadas, los estamos ahora reproduciendo en pantallas de móviles y tablets en donde la ergonomía es tan diferente que este tipo de teclado no es práctico y es lento, causando además problemas en las articulaciones de las manos.

Hablando de esto en algún encuentro sobre usabilidad de telefonía y movilidad, se me contaba, hace ya más de 10 años, que el poner esos teclados era para que a la gente les “sonaran” y no rechazaran los móviles.

A lo que ya no sabían responder era a cuando les preguntaba por los teclados T9; ya saben: adaptar las letras a las teclas del teclado numérico, ni a por qué los teclados numéricos del teléfono y los de las calculadoras llevan los números cambiados excepto en la fila central.

Por aquella época, en el colmo de hacerle a la gente la vida fácil y que se acostumbraran a los móviles, NOKIA sacó un modelo con el teclado circular, remedando a los viejos discos de marcar donde uno ha hecho tantos malavares cuando trabajaba de telefonista siglos ha 😀 .

Los teclados T9 han sido responsables de muchos daños y han dado trabajo a muchos traumatólogos, sin duda alguna.

Aquí estamos todos adaptándonos y más si somos diferentes y escapamos un poco o mucho de la normalidad.

Como persona ciega, me he tenido yo que inventar el cómo, por ejemplo, adaptarme el horno y la cocina de inducción de mi casa, donde cambié hace poco. Ya no hay placas con mandos físicos, los mandos digamos que virtuales están bajo el cristal, sin marca alguna, y tampoco las superficies de calor disponen de estas marcas.

Así que, a buscarse la vida con un manitas que nos ponga marcas de algún tipo y, por supuesto, a aprenderse de memoria lo que pasa en cada pitido, si la cocina lo tiene, ya que las pantallas ni hablan ni dan orientaciones que nos sirvan. Y por supuesto, calcular con dedos las posiciones en que tiene uno que poner las sartenes ollas etc.

También estuve en encuentros donde acudían fabricantes de este tipo de electrodomésticos. Normalmente contestaban hace algunos años que hacer adaptaciones para personas ciegas o sordas o así, costaba mucho dinero en investigación; que si lo pagaba la ONCE pues que ya se vería. ¡Cuántas cosas malas se hacen en nombre de la ONCE! 😉 

Habría miles de ejemplos: desde el espacio en los aviones (roguemos a Dios todopoderoso porque  algunas compañías Low Cost no nos hagan volar de pie dentro de poco para que quepamos más en un avión), hasta las escaleras sin derecho a rampa ni ascensor, pasando por muchísimas cosas.

Pero prefiero dejar aquí esta historia y continuar con un siguiente artículo, algo más optimista que llamaré “Los cuatro palos de la baraja tecnológica y otras hierbas.

En cualquier caso, animo al lector a que trate de protestar cuando algo no le guste y buscar algo que se le adapte más y hacerlo saber en los foros adecuados, que ahora pasan por twitter, comentarios negativos en FaceBook o en la tienda donde se compró el artilujio, y que tomen cualquier medida para librarse de la tecnología alienante y buscar tecnología que realmente nos potencie.

NOTA FINAL:

👏 👏 👏 para los 8 de Mayo

La última vez que hice una presentación en la que citaba este ejemplo de las lavadoras como paradigma, me costó bastante tiempo encontrar una foto de un hombre metiendo la ropa en la lavadora. Afortunadamente, las cosas van cambiando. 

Post visto 132 veces.

Imagen de un semáforo, solo la parte de las tres luces.

Semáforos acústicos; Mucho ruido y ¿muchas nueces?

Lamento preliminar

Por alguna extraña razón, esta es la segunda vez que escribo este post, y no me va a quedar igual que la primera, naturalmente, debido a que no he podido de ninguna forma, volver a la versión anterior en este WordPress de mis pecados y de los de muchos . 😉
El caso es que, publicado el artículo ayer, esta mañana me aparece vacío de contenidos y al no encontrar versiones, pues me veo obligado a escribirlo de nuevo. 😊

¡Al grano!

Si yo no fuera un resiliente como la copa de un pino, cuestión esta más que demostrada en mi ya larga vida y que además se me reconoce en este libro, Resiliencia; gestión del naufragio, donde aparece mi historia al lado de otras de personas mucho más famosas e importantes que yo, si no lo fuera, en mi carrera prolífica dedicada a las tecnologías sociales y centradas en la persona, tendría, al menos dos grandes frustraciones: Los semáforos acústicos y los cajeros automáticos.
De los segundos, seguramente caerá algún post, pero voy a ocuparme ahora de los ruidos, las nueces y las sombras de esos postes de luz que regulan el tráfico de vehículos y personas.
Cuando en 1986 comencé a trabajar en la vieja UTT, hoy Centro de Investigación de la ONCE, abordábamos ya la construcción de semáforos acústicos algo inteligentes. Que fueran capaces de regular el volumen de su sonido de acuerdo al ruido ambiente, que se activasen con mandos a distancia, cuyo ruido fuera también una ayuda para que las personas ciegas pudieran orientarse hacia los semáforos…
Trabajábamos en efecto sobre ello y todavía no se ha conseguido una estandarización en estos elementos que para la gente que ve son tan sencillos como ROJO, AMARILLO y VERDE, y para nosotras, las personas ciegas, un cúmulo de diferentes ruidos, según la región, Comunidad Autónoma, ciudad y casi pueblo en el que nos encontremos.
Desde el silencio más absoluto, y ya te apañarás para cruzar tú o que te cruce un buen ciudadano, hasta la femenina voz que canta el nombre de la calle que puedes cruzar seguido el tal anuncio de pitidos estridentes, hasta los gorjeos agudísimos… La panoplia de ruidos a disposición de la persona ciega Española es grande, variada, diversa y desorganizada; ¡vamos; muy mediterránea! 😉
Sabido es que nuestra España de las legislaciones incumplidas, de la accesibilidad caótica y de otras cuantas cosas que no me pararé en enumerar ahora, es un país altamente ruidoso: Nos gusta gritar, hablar alto en los bares y casi en cualquier lado, y tal vez esto se ha transportado a nuestros semáforos. Suenan alto y agudo, y aquí, en lo agudo del trino, pitido, tritono o monofonía semafórica, estriba parte del problema que yo percibo y los vecinos también.
Siendo yo persona ciega y comprendiendo la necesidad de este tipo de artilugios, viviendo en un segundo piso en mi ciudad natal de A Coruña, sufrí en mi cerebro, carnes, cuerpo y partes fantasmas, la tortura que supone vivir cerca de un semáforo que, a parte de pitar aguda y regularmente, te castiga el oído con aquella femenina, agradable y conocidísima voz (era compañera de trabajo) soltando unas 10 veces cada vez que el semáforo estaba abierto:
Avenida de la Marina. Pueden cruzar.
Hay, en efecto, muchas formas de tortura en el mundo, pero juro que esta es una de ellas. Tengo que confesarles que estuve a punto incluso de creer en la homeopatía por aquellos tiempos. Menos mal que me mudé de casa, y ahora hasta trato de cruzar, cuando a Coruña voy, por cualquier sitio que no sea la avenida de la Marina.
Hay ciudades, como Madrid, donde, debido a estos gorjeos mediterráneos, no menos ruidosos que ambulancias y otros ruidos urbanos pero sí más regulares en el tiempo y forma, desconectan los semáforos acústicos a las 10 de la noche. Por ello, es mejor como persona ciega que, bien recuperes la vista en horario de 10 a 8 de la mañana, bien te abstengas de salir solo o te atengas a las consecuencias silenciosas de no poder interpretar el estado del semáforo.
Para completar la ensalada mediterránea, tenemos mandos a distancia, que se proporcionan creo que en la ONCE, no sé si a todo el mundo o solo a sus miembros, que funcionan en algunas ciudades. Así que que no se nos ocurra ser persona ciega Belga, por decir algo, y venir a una de estas ciudades sin pasarse antes por la oficina donde aportan el mando, porque si no lo hacemos, no podremos interpretar el semáforo a no ser que alguien con mando pase a nuestro lado.
El gorjeo agudo, además, como es muy sabido, no facilita la localización del poste, que marca a su vez el camino por donde cruzar. Pónganse en un cruce de dos calles estrechas con cuatro semáforos. A veces, y sobre todo si no están en el recorrido habitual de uno, es imposible distinguir qué semáforo está sonando y por tanto, la interpretación se hace dudosa.
Esta es a mi entender la situación actual, abierto quedo a comentarios pero:

¿Hay soluciones?

Debe haber, en efecto, más de una. Yo, que he expuesto el problema, he visto en varios países, Bélgica entre otros, una que me parece más razonable, estándar, seguramente más barata y desde luego mejor, técnicamente. Son los semáforos de chasquidos.
Producen estos semáforos unos chasquidos parecidos a lo que hacemos con los dedos. Es un ruido poco molesto, no se alza sobre el ruido ambiente general, y, lo que es muy importante, nos hace situar perfectamente su fuente; el semáforo, con lo que nos orienta hacia el sitio donde cruzar.
Estos semáforos colocan la fuente de sonido en el poste y muy abajo, a la altura de una persona, para que esta orientación sea mejor, y no como en la mayoría de los casos de los semáforos agudos, cuya fuente proviene en muchos casos de lo alto del poste.
Los semáforos de chasquidos tienen dos frecuencias en su producción: Cuando se puede pasar, es más lenta, y cuando no, más rápida, o al revés, que de esto no tengo una idea diáfana en este momento. En cualquier caso, una vez entendido el código, si no podemos cruzar, sí nos podemos orientar hacia el cruce, y cuando podemos, a parte de orientarnos, cruzamos.
En algunos sitios, y como el sonido es fácilmente localizable, se colocan letreros en Braille que informan de la calle o las calles que cruzan. Me ofrezco a hacer uno de la Avenida de la Marina si implantan el sistema en Coruña 😄 .
Claro está que para este tipo de semáforos, no es necesario ni mando, ni cortes nocturnos dado que, y lo he comprobado, a la altura de la ventana del vecino, ni se perciben.
Dudo sinceramente que en España lleguemos a esto: nos gusta gritar, que las cosas griten y sacamos mucho partido a la diversidad.
Pero dejo acá esta solución para que al menos los lectores la conozcan.

Post visto 274 veces.

Un equipo de lujo para leer: Yorufukurou + Pocket + VoiceDream

¿Parece que vuelvo! 😆

Pocket guarda nuestros enlaces debidamente si le damos de alta en Yorufukurou. Cada vez que vemos un enlace interesante, solo con COMANDO E lo mandamos a la saca 😉

Y luego lo leemos tranquilamente en VoiceDream, limpio de pajas, polvos y demás familia. ¿A que mola?

Pues escuchar el podcast.

Post visto 901 veces.

La otra (o las otras) “CARAS” de la cuestión o el MAKING ON del YOUNG SOCIAL MAKERS

Foto de la paella en MEDIALAB

Es costumbre en algunos hechos y eventos el hacer películas “alternativas”, “tomas falsas”, “making off”… Estos videos que van paralelos a los hechos en sí de los que se hacen transmisiones o reportajes digamos que “más serios” 😉por decir algo.

Pero hay gentes que rompen con las costumbres, con todo lo que pueda sonar a tradicional, y lo hacen de forma natural y como sin darle importancia. Y de una de esas personas, de uno de los proyectos de los que he sido padre y ya sería casi abuelo, por lo que ha evolucionado, si no fuera porque yo también evoluciono 😆es de lo que va este post; De KEVIN MANCOJO   y sus alucinantes videos de reportaje.

Hoy acabo de ver el último pase de la post producción del video oficial, el documental sobre el Young Social Makers, uno de los proyectos de los que me siento más orgulloso de haber impulsado con FUNTESO, la fundación Tecnología Social que presido. Si seguís el enlace, veréis que es un proyecto realizado dentro de una convocatoria de Fab labs Solidarios de la Fundación Orange de Francia, realizado por nosotros con la ayuda inestimable de las buenas gentes de la Fundación Orange España.

En el proyecto, reclutamos a 24 jóvenes de entre 15 y 25 años, que provenían de diversas disciplinas (carpinteros, arquitectos, economistas, autodidactas y otras), y les mostramos el uso de las máquinas y los recursos tecnológicos y humanos que hay en un fab lab tan enorme y de tanta referencia como lo es MediaLab Prado, con el que FUNTESO viene colaborando desde hace años en pequeños y grandes proyectos.

KEVIN MANCOJO, que así se apoda él mismo, y probablemente por razones etimológicas, es, entre otras cosas, a parte de un crack, un tipo inteligente, participativo, inquieto y más cosillas, muy aficionado al video. Parece que no viaja jamás sin su cámara y a fe que la aprovecha bien.

Al terminar los 10 días del taller, a parte que hicimos una paella en una barbacoa especial, proyecto en MediaLab Prado que aprovecha la energía calorífica al máximo quemando los restos de madera que nos sobraron de los recortes,se hicieron parte de una silla de ruedas, un par de bipedestadores y unas sillas posturales. Todo ello como prototipos a partir de planos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial de Argentina (INTI). Prototipos que, una vez modificados y adaptados a las mejores condiciones técnicas del fab lab de España y a las ideas de las chicas y chicos conjuntamente con los facilitadores, pueden ser reproducidos adaptándolos a las medidas antropométricas de personas concretas; algo que no era el motivo del taller en sí.

Me había dejado a propósito el vistazo a los reportajes de KEVIN; me habían hablado muy bien de ellos pero pensé:

– Voy a ver primero el oficial, en el que colaboro en la post producción, y luego me veo el ¿making off? 😉

Y así lo hice: Ayer estrenamos el video oficial que les gustó a todos los presentes, incluido KEVIN, que parece reflejar lo que queríamos; el documental de lo que el taller fue, de lo que era en proyecto y de cómo los participantes lo enriquecieron con su juventud, sus ganas de hacer, su ilusión y el fruto de lo multi disciplinar de sus diversas procedencias. 

Y hoy me he zampado los 3 videos en los que KEVIN refleja precisamente lo que no refleja el oficial: El ambiente, las caras, las actitudes… y ¡qué bien lo cuenta con sus imágenes!

Por eso digo en el título que es más bien un MAKING ON. Es la parte reportaje fresco que viene de los propios participantes debidamente captados por KEVIN.

Y lo bueno de todo es que los dos videos se complementan. Pronto podréis ver en el canal de FUNTESO el digamos OFICIAL, y un poco más tarde el corto muy corto; ese que se pone en reuniones como complemento. Pero los de KEVIN ya están en su canal y los enlazo aquí con verdadera admiración. 

Cierto es que los oficiales, hechos por unas grandes profesionales que se implicaron muchísimo en él, también es una sucesión de caras wuapas y de testimonios. Por lo que si os gusta el proyecto, será imprescindible verlo todo.

Como dice KEVIN al final del último “FIN ¿O NO?”. Y realmente eso espero; que esto no sea el fin sino el inicio de una comunidad más pero no poco importante, trabajando por la cultura libre, la fabricación justa y la tecnología colaborativa.

Aquí van enlaces y también tenéis los videos incrustados.

¡Gracias KEVIN por contarlo tan bien!

PARTE 1: UN VIAJE, UN TALLER Y UNAS CARAS

PARTE 2: UNA CANCIÓN UNA MANO Y UNA CHAPA

PARTE 3: un flamenco, unas gallegas y una despedida

 

Puedes encontrar a KEVIN MANCOJO en TWITTER y FACEBOOK

Post visto 236 veces.